Las estrellas a seguir en la NCAA que protagonizarán el NBA Draft 2020

La vida universitaria de los próximos competidores de la NBA suele ser efímera para la gran mayoría, pero casi siempre intensa. Y es que los jóvenes jugadores de la NCAA tienen la posibilidad de dar el salto tras solo un año de juego en el college basket: solo se obliga a tener un mínimo de 19 años para presentarse al Draft.

Pero como hemos dicho, las temporadas de NCAA son muy profundas y apasionantes. En cuatro meses podemos disfrutar de cómo los mejores jugadores intentan llevar la voz cantante de sus universidades durante la temporada regular, y con un único objetivo, alcanzar la clasificación al March Madness.Y, después de la locura de las eliminatorias finales de marzo por el título, gran cantidad de los jóvenes ponen ya sus cabezas en presentarse al Draft de la NBA. Durante este artículo vamos a resaltar a algunos de los mejores prospects de cada universidad y que tienen todas las papeletas para protagonizar el próximo Draft 2020. Sin embargo, primero destacaremos a jugadores que están brillando pero fuera de Estados Unidos.

El hermano menor de Lonzo Ball, LaMelo Ball, suena muy fuerte para los primeros picks del año que viene. Compite en la National Basketball League de Oceanía con los Illawarra Hawks y brilla gracias a su anotación, aunque como escolta debe mejorar su selección de tiro. En 2018 con Los Angeles Ballers de la JBA promedió la barbarie de 39’6 puntos, 14’6 rebotes y 11’5 asistencias. En Australia no anota tal cantidad de puntos, pero continúa despuntando con triple-dobles a dosier.

R.J. Hampton es otro estadounidense que está compitiendo en la NBL, con los New Zealand Breakers. Joven point guard de 18 años que se va ganando su prestigio en el continente oceánico y rodeado de jugadores profesionales y mayores que él.

Deni Avdija hay algunos que son capaces de llamarlo como “el Luka Doncic israelí”. Y lo hacen porque este jugador de 2’05m es capaz de hacerlo bien en todos los aspectos del juego y cuenta con un enorme potencial que deberá demostrar este año en la Euroliga, junto al Maccabi Tel Aviv, para subir posiciones en el Draft.

Francia seguirá aportando seguramente jugadores a la NBA esta temporada. Y todo gracias a Theo Maledon del ASVEL y Killian Hayes del Ratiopharm Ulm. Dos bases promesas que fueron campeones de Europa U16 en 2017 y subcampeones del mundo U17 un año después.

Pasando ya a la NCAA, el hombre que más da de hablar es curiosamente un jugador que apenas ha podido jugar aún. James Wiseman recibió 11.500 dólares por parte de la universidad de Memphis y, ante estas irregularidades en su reclutamiento, la NCAA le ha sancionado para 12 partidos. Las últimas noticias que han llegado de él es que ha decidido abandonar la NCAA para autoformarse de forma individual y ajena al baloncesto universitario.

Hasta principios de enero del 2020 no podremos ver jugar a este jugador que lo comparan con Anthony Davis. Dominador de la pintura y con gran envergadura (2’16), ha reavivado la AAC con los Tigers. En la universidad de Tennessee también maravilla el ala-pivot natural de Nigeria Precious Achiuwa, buen taponador y reboteador con un físico excepcional.

Otro favorito al pick 1 puede ser Cole Anthony, escolta de North Carolina. Muy hábil con el balón, sin miedo a penetrar ni tampoco a defender a jugadores más grandes que él, y buen anotador, especialmente en el exterior. También tiene capacidad para ser el jugador decisivo de los partidos, y puede ser el uno de los que antes puedan explotar en la NBA.

También una estrella nigeriana es Jordan Nwora, un forward muy completo que genera puntos desde cualquier sitio de la pista. Favorito para ser el mejor jugador de la conferencia ACC, este junior llega a su tercera temporada tras promediar 17+7’6+1’3, y junto a otro jugón veterano como el center Steven Enoch, ambos liderarán a Louisville, capaces de hacer cosas grandes este año.

Georgia dispone de Anthony Edwards, también candidato a lo más alto del Draft. Escolta con gran poderío físico, mucha anotación y capaz de generar juego para los demás, así como de finalizar en sus transiciones al aro siendo imparable, además de defender de manera notable.

En Michigan State destaca Cassius Winston, uno de los bases con más talentos de este año. Asistente indudable, buen triplista y con buena experiencia, ya que lleva cuatro temporadas jugando para los Spartans. En la 2018/2019 tuvo medias de 18’8+3+7’5, con un porcentaje del 43% en sus tiros de tres a lo largo de toda su carrera universitaria.

Los Arizona Wildcats no quieren volver a ver el March Madness por la televisión, como sucedió en 2019. Y para ello cuentan con varios jugadores candidatos a entrar en el Draft de la NBA, y Nico Mannion como el que más. Base italiano de enorme proyección, del que resaltan su pase y manejo del balón, llamado a ser el mejor de la PAC-12. Con él jugarán otras dos buenas opciones del Draft. Uno es el atlético alero Josh Green, un australiano muy versátil por toda la cancha. Otro es el ala-pívot Zeke Nnaji, que destaca más por su labor defensiva.

Como power forward y también promesa de esta clase, jugando en USC, está Onyeka Okongwu. En su debut rozó lo que habría sido un abismal triple-doble, pero se quedó en 20+13+8 tapones. Esos números demuestran que ostenta mucha energía y que sus principales cualidades se encuentran en la defensa.

Brillante combo-guard que podemos encontrar en Tyrese Maxey. Este freshman de Kentucky se desenvuelve como un enorme anotador y buena visión de juego, aunque debe cuidar más la posesión. Junto a Kahlil Whitney, ambos jugadores darán el espectáculo de los Wildcats esta temporada.

Por su parte, en la universidad de Western Kentucky encontramos a uno de los mejores pívots e intimidadores de cara al aro de la clase, Charles Bassey. El jamaicano ya se negó a ir al Draft para seguir formándose y aprendiendo en el college. Desde que se contabilizan las estadísticas, es el único jugador, junto a Anthony Davis, que ha promediado más de 14 puntos con un 60% en tiros, 10 rebotes y 2 tapones por juego.

Muy interesante también Tyrese Haliburton, uno de los pilares de la selección estadounidense U19 que ganó el último Mundial. El jugador de Iowa State se desempeña como un base con buenas decisiones, tiro y asistencias (4’5 por cada pérdida de balón en la pasada temporada).

Obi Toppin es un ala-pívot que está causando sensaciones en Dayton. Es muy versátil y es capaz de moverse muy bien con sus pies, lo que le permite anotar en el poste bajo, rebotear e incluso sumar puntos desde larga distancia. Como freshman promedió 14’4+5’6, y atinó el 52’4% de sus triples en 33 partidos disputados. Serio candidato al top-5 del Draft.

La universidad de Washington se verá comandada por dos jugadores grandes que tienen serias opciones de llegar a la próxima lotería de la NBA con solo un año competido en la NCAA. Ellos son Jaden McDaniels e Isaiah Stewart.

McDaniels es otro power forwad que anota tanto cerca como lejos del aro y es ágil por toda la pista, gracias a su quizás gran defecto, su delgadez. Por el contrario, Stewart es un interior muy fuerte y muy duro bajo el poste, un candado al rebote de ambos lados de la pista y con un aceptable tiro medio y exterior. Se proclamó campeón del mundo U17 con USA.

Ya sin Zion Williamson, R.J. Barrett o Cam Reddish, Tre Jones (9’4+3,8+5’3) podrá ser un jugador infravalorado que se destape por fin este año en Duke. Era la base, nunca mejor dicho, para que los otros tres jugadores funcionaran. Destacaba su visión de juego, su pase y su enorme presión defensiva, firme candidato a ser el mejor base del año junto a Cassius Winston. Y con él estará el freshman Vernon Carey Jr. en los Blue Devils, un center muy móvil que dominará en la pintura.

El equipo campeón, los Virginia Cavaliers, alcanzó la gloria gracias a su espectacular defensa, de la cual mantienen cierto nivel para intentar repetir la gesta. Y uno de los pilares en las acciones defensivas será el senior Mamadi Diakité, un power forward ágil en el poste y encargado de realizar el trabajo sucio, con brillantes cualidades defensivas, especialmente a la hora de poner tapones.

Kansas es otro equipo con serias opciones a levantar el título de la NCAA este año, y todo gracias a una dupla excepcional conformada por Devon Dotson, posible “Player of The Year“, y Udoka Azubuike. Dotson es el point guard que en su año sophomore debe dar un paso adelante y asumir más responsabilidades en la cancha, tras promediar 12’3+3’7+3’5 en la última campaña.

Azubuike es uno de los interiores más talentosos de la clase, pero las lesiones le llevan lastrando varios años. También deberá ganar liderazgo en los Jayhawks, y lo debe hacer a través del dominio en el poste, su buena finalización de cara al aro y su férrea defensa, pues promedia 1’6 tapones por juego en toda su carrera universitaria. Y también se verán ambos acompañados por el escolta Ochai Agbaji, que suena en múltiples mocks de Draft.

La cara del juego interior en Oregon será esta temporada el jugador malí N’Faly Dante, un cinco estrellas que es elegible desde principios de diciembre. Es sorprendentemente rápido y un espléndido defensor, lo llegan a comparar con Al Horford. Promete mucho y suena fuerte para convertirse en profesional el próximo año. Además, Dante compartirá vestuario con todo un base curtido y playmaker de los Ducks como Payton Pritchard, aunque este es más dudoso de que llegue a la máxima competición norteamericana.

Por último, Alabama cuenta con Kira Lewis Jr., otro jugador con nivel de NBA, un base que brilla en todos los aspectos del juego. Sus promedios en la temporada 2018/2019 fueron de 13’5+2’6+2’9 y cercano al 50% en sus tiros de campo y del 40% de tres, intenso defensor incluso con capacidad taponadora. También fue campeón del mundo U19 este verano.

Algunos jugadores más que podremos seguir en NCAA, líderes de sus universidades pero que aún deben progresar para ganar opciones de llegar al Draft, son los siguientes: Timmy Allen y Ryan Jones (Utah), Tyger Campbell (UCLA), Nick Rakocevic (USC), TJ Gibbs (Notre Dame), Anthony Cowan y Jalen Smith (Maryland), Jarron Cumberland (Cincinnati), Quentin Grimes (Houston), Quinton Rose (Temple), Kofi Cockburn (Illinois), Tres Tinkle (Oregon State), Remy Martin (Arizona State), Kerry Blackshear Jr. (Florida), Reggie Perry (Mississippi State), Desmond Bane (TCU), Markus Howard (Marquette), Myles Powell (Seton Hall), Killian Tillie (Gonzaga), Daniel Oturu (Minnesota), Omer Yurtseven (Georgetown), Lamar Stevens (Penn State), Kaleb Wesson (Ohio State), Paul Reed (DePaul) o Tyler Bey (Colorado).
Cerrando el artículo, os mencionamos a los 15 españoles que este año están compitiendo en la División I de NCAA, para que podáis conocerlos y seguirlos en sus universidades: Iván Aurrecoechea (New Mexico State), Javier Langarica (George Washington), Ramón Vila (Chattanooga), Jaume Sorolla (Cincinnati), Robinson Idehen (UC Santa Barbara), Joshua Tomaic (Maryland), Eric Vila (UTEP), Golden Dike y Santi Aldama (Loyola Maryland), Ismael Massoud (Wake Forest), Miguel Ayesa (William & Mary), Jesús Carralero (Campbell), Borja Fernández (Montana State), Seikou Sisoho Jawara (Loyola Marymount) y Alessandro Scariolo (Manhattan).
Y hasta aquí este artículo que simplemente intenta nombrar y describir brevemente a los mejores jugadores para poder hacer su seguimiento esta temporada con vistas al próximo Draft. Para indagar con más detalle en los equipos universitarios, las conferencias, los jugadores… no podía acabar sin mencionar la espectacular guía que realizan en la web de esperandomarzo.com.

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s