Los Heat resistieron pero fue insuficiente para contener a Davis y LeBron

Sin Bam Adebayo ni Goran Dragic, los Miami Heat se dieron una carga de confianza después de aguantar a Los Angeles Lakers hasta el final. Mucho mérito para los jugadores de Erik Spoelstra sin sus máximos anotadores en estos Playoffs. Pero más allá de los elogios a los de Florida, los Lakers se ponen ya en 2-0 en estas Finales de la NBA 2020 tras vencer por 114-124.


Esta vez los angelinos no iban a estar tan exultantes en el triple, de hecho comenzaron fallando cinco seguidos. Aunque irónicamente los primeros aciertos desde el perímetro darían ventaja al equipo de Frank Vogel. Además, la pintura no iba a tener oposición por parte de Miami, con un Meyers Leonard que arrancó de titular pero que finalmente ni llegó a los diez minutos de juego y solo Jae Crowder mantuvo la compostura. En el primer cuarto, los Lakers triplicaban en puntos en la pintura a los Heat, y ganaban 23-29.


Aún así, no le perdieron la cara al partido los campeones del Este. Jimmy Butler (25+8+13) empujó a su equipo hasta el final, llegando a jugar casi 45 minutos de los 48 posibles, y los rookies Tyler Herro (17+7) y Kendrick Nunn (13) se encargaron de sumar puntos gradualmente en el partido. Pero la superioridad de los Lakers era patente, con 30 puntos en la pintura al descanso y Miami sin saber anotar al contraataque, con lo que la franquicia de California ya ganaba cómodamente por 54-68 al intermedio.


Por su parte, Anthony Davis (32+14) estaba siendo intratable con un alto porcentaje de acierto en estos minutos. Anotó 9 puntos seguidos en el tercer cuarto mientras que los Heat sobrevivían con triples que conseguían a cuentagotas. Además, cuando Dwight Howard entraba en pista, Miami estaba perdido bajo aros, sin tener a nadie que fuese capaz de parar a Davis mientras el pívot correspondiente tendría que hacerse cargo del veterano jugador “Superman”. El acierto exterior de un enorme Kelly Olynyk (24+9) sostuvo a los Heat a no más de quince puntos de diferencia, y a los últimos 12 minutos se fueron con un 93-103. 


Aún había partido. Sin embargo, cuando Miami tuvo las de ganar y romper esa barrera psicológica de los diez puntos, no supieron aprovecharlo. Y es que los Lakers arrancaron el último cuarto con 9 tiros de campo consecutivos fallados, pero los Heat no encontraron el aro tampoco. Mientras tanto, los angelinos dominaban en el poste con hasta 16 rebotes ofensivos (solo 6 Miami), Kyle Kuzma (11) dejaba sus destellos y Rajon Rondo dirigió el juego como antaño (16+4+10).


Sería el de siempre el que finiquitaría el partido. LeBron James (33+9+9) tuvo diez puntos en este cuarto y fue el encargado de resolver el duelo poco a poco, manteniendo el +10 para sus Lakers todo el rato. Un triple de Kentavious Caldwell-Pope a un minuto de la conclusión sentenció poniendo el marcador en 110-124.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s