Punto y final al mejor “catering” español de la NBA, José Manuel Calderón

José Manuel Calderón Borrallo, tal y como predecía en verano, ha anunciado su retirada al no haber ninguna franquicia de la NBA que le ofreciera algún nuevo contrato, donde quería seguir jugando. El español dijo que, a pesar de sus 38 años, él quería continuar compitiendo en la liga americana y no iba a cambiar de aires para venir a España o algún equipo de Euroliga. Finalmente, al no haber equipos que le hayan contactado, se ha confirmado su retirada tras 14 años disputados en Estados Unidos.

Al parecer, este español afianzado en el país americano, con su familia asentada y sus hijos estudiando ahora mismo en Detroit, pasará a ser el asistente de Michele Roberts, la directora ejecutiva de la NBPA, la Asociación de jugadores de la NBA. En este artículo haré un repaso y pequeño homenaje a la carrera del base extremeño en Estados Unidos, al margen de sus grandes éxitos con España.
Y es que hablar yo de NBA conlleva inevitablemente a hablar a su vez de Calderón. Desde que este villanovense, como yo, fuera escogido en 2005 por los Toronto Raptors, undrafted en 2003, yo seguí todos sus pasos. Aunque por entonces Internet no estaba tan extendido como ahora, me informaba como podía de todos sus partidos, sus resultados, la clasificación de los canadienses en liga… y todo solamente por lo que aportaban por el teletexto y las noticias deportivas en televisión, que de baloncesto no era mucho.
De Villanueva a Toronto pasando por Vitoria
Desde entonces comencé a seguir el baloncesto y, sobretodo, la NBA. Calderón se convertía en el cuarto jugador español que marchaba al país norteamericano tras Fernando Martín, Pau Gasol y Raül López. Con anterioridad, José dio sus primeros pasos en el Doncel C.P. La Serena, de Villanueva de la Serena, hasta que a los 13 años el Tau Vitoria lo contrató. Lo cedieron al Lucentum Alicante que jugaba en liga LEB,  y en el curso 2000/2001 debutó en ACB con solo 18 años y promedió 8’6 puntos en 25’3 minutos de juego, recibiendo el premio de la revista Gigantes del Basket al “Mejor Debutante” de la competición.
Al año siguiente fue reconocido con el premio de “Mayor Progresión” jugando para el Fuenlabrada y dando el salto posteriormente a la selección española en verano, y después regresó al Tau. Allí estuvo 3 años y se hizo con el puesto de base titular, destacando tanto en ACB como en Euroliga, donde además un año formó parte del mejor quinteto. Consiguió una Copa del Rey, fue subcampeón de Europa de 2005 y también perdió la final de liga en esa misma temporada. En el cómputo global, en ACB promedió 9’1 puntos, 2’2 rebotes, 2 asistencias y 1’2 robos en 186 partidos disputados.
Finalmente, el día 3 de agosto de 2005, los Toronto Raptors lo ficharon como agente libre. En su año rookie acabó como el tercer mejor asistente novato de la competición con una media de 4’5 asistencias y el segundo joven de la historia de los Raptors con más asistencias (288). Y desde el primer partido ya dejaba destellos de su calidad en la dirección del juego y seguridad en sus lanzamientos. Destaca su partido contra Golden State Warriors el 16 de diciembre done efectuó su primer doble-doble (15+7+11), aunque sufrió una lesión y menguó su participación en los partidos siguientes desde aquellas Navidades. Podría haber formado parte del All-Star en el equipo de rookies.
Como sophomore se fue haciendo hueco de nuevo en una rotación muy española, pues también estaba Jorge Garbajosa con quien se entendía muy bien. Mejoró su porcentaje en tiros de campo (52’1%) y con ello aumentó sus puntos, y los Raptors regresaron a Playoffs 4 temporadas después y Calderón se convirtió en el primer español que conseguía una victoria en la postemporada (25 de abril de 2007). Sin embargo, la serie contra los New Jersey Nets la perdieron por 4-2.
En la campaña 2007/2008 T.J. Ford tuvo una lesión que favoreció al extremeño, pues saltó a la titularidad y los Raptors no se arrepintieron de ello, de hecho apuntaba alto a ser incluido en el All-Star de New Orleans 2008, aunque finalmente no lo fue. Alcanzó un par de veces su máximo de asistencias (16) y frente a los San Antonio Spurs obró su mejor anotación hasta el momento (27). A pesar de todo, su humildad y juego en equipo lo ha caracterizado siempre, y confesaba por entonces “Lo que siento sobre el equipo en este momento es que nosotros necesitamos a T.J. Ford para el próximo juego“.

De hecho, en marzo volvería Ford y Calderón se reunió con el coach Sam Mitchell para devolver el puesto al americano, pues este se recuperó y siguió en el banquillo algo frustrado. Toronto finalizó el año con balance negativo de 9-16, aunque disputaron los Playoffs donde no volvieron a pasar de 1ª Ronda (Orlando Magic venció por 4-1).

Base titular indiscutible y el récord de los tiros libres
En el verano del 2008 sería agente libre tras acariciar el 50-40-90 de la NBA, algo que solo lo han conseguido siete jugadores en toda la historia. Es decir, más del 40% en triples, el 90% en libres y más del 50% en tiros de campo, que lo consiguió, pero le faltó 16 lanzamientos libres para lograr el número mínimo que requieren estas marcas.
Y el que se marchó de Canadá no fue él sino T.J. Ford con destino a Indiana Pacers, pues los Raptors tenían en mente construir su proyecto alrededor del español, de Chris Bosh y de Andrea Bargnani. Fue renovado por unos 8 millones de dólares aproximadamente por año.
En la temporada 2008/2009 Calderón ejecutó los mejores números en puntos y asistencias (12’8 y 8’9) de su carrera, jugando su máximo por partido (34’3 minutos), y además completó un hito histórico de la liga. Se quedó muy cerca del récord de tiros libres consecutivos que está vigente desde el curso 1992/1993 por Micheal Williams (97). Metió 87 libres seguidos y es la segunda mejor marca de la historia de la NBA.
Además, se convirtió en el máximo asistente de los Raptors, superando a Alvin Williams, algo en lo que sigue siendo el mejor del equipo canadiense. También se quedó con el mejor porcentaje de tiros libres en una sola temporada de toda la NBA: encestó 151/154 tiros para un impresionante 98’1%. Fue su mejor año sin duda, pero Toronto ni siquiera llegó a Playoffs y los nuevos rumores de ir a un All-Star sonaron fuertes, pero su fueron diluyendo con la actuación de su franquicia en regular season. Consiguió de hecho 445.584 votos para estar en el All-Star de Phoenix.
En el siguiente año tuvo varias lesiones que concedió la titularidad a Jarrett Jack, y en la campaña 2010/2011 permaneció fiel y cumplidor con sus actuaciones, siendo capitán y titular, mientras los Raptors intentaban hacer olvidar la marcha de Bosh.

Experto asistente y triplista y su marcha a Detroit

Durante el año del Lockout, empezó a entrenarse en el FC Barcelona B con su preparador físico, y después retomó el mando de Toronto que poco a poco lo compartía con un tal DeMar DeRozan mientras la franquicia pasaba una época de plena reconstrucción. En febrero del 2012 cosechó su mejor anotación con 30 tantos frente a Los Ángeles Lakers (13/18 en tiros de campo y 4/4 en triples). Acabó ese año jugando 53 encuentros, todos de titular, con la cuarta mejor media de asistencias (8’8) tras Rajon Rondo, Steve Nash y Chris Paul, y con el mejor número de asistencias por rotación (4’5) por tercera vez en 5 años.
La mitad del curso 2012/2013 permaneció en Toronto, como suplente con la llegada ya de Kyle Lowry, hasta que el 30 de enero de 2013 fue traspasado por primera vez, a los Detroit Pistons. Concluyó así su mejor época en la liga, asentándose como uno de los mejores jugadores de toda la historia de la franquicia canadiense, y siendo el actual tercer jugador con más partidos vistiendo la camiseta de Toronto (525), solo detrás de DeRozan (675) y Morris Peterson (542). Ha sido, es y será todo un referente del baloncesto del país de la hoja de arce.
Pasó a ser el base titular directamente de los Pistons y nuevamente dejó una actuación digna de los mejores jugadores de la competición: máximo porcentaje de ese año en triples, 46’1%. Además, en ese mismo curso obró sus dos primeros triples-dobles, uno de ellos sin balones perdidos (18+10+14) ante los Houston Rockets. Unas marcas así solo lo habían logrado Scott Skiles, Jason Kidd y Antoine Walker.

Vuelta a los Playoffs con los Mavericks antes de iniciar su carrera como jugador secundario

Con su marcha a la franquicia de Michigan empezó el baile de equipos. En 2013/2014 firmó un contrato de 4 años por 28 millones con los Dallas Mavericks, donde fue titular también, en 81 duelos. Con los texanos disputó sus terceros Playoffs y, aunque no pasó tampoco de 1ª Ronda, esos Mavs de Dirk Nowitzki fueron los únicos que consiguieron robarle un partido en su AT T Center a aquellos San Antonio Spurs campeones, jugando de hecho los siete juegos.
Para variar, en el verano del 2014 volvió a cambiar de aires, poniendo rumbo a los New York Knicks, aunque estuvo gran parte de la temporada fuera por lesión en el tendón de Aquiles. Continuó en “La Gran Manzana” hasta el 22 de junio de 2016, cuando fue traspasado por Derrick Rose a los Chicago Bulls, aunque esta franquicia no llegó a contar con él y en julio fue intercambiado a los propios Lakers.
A partir de su marcha al equipo angelino, Calderón ya superaba los 35 años y, sin dejar de aportar, se convirtió en un veterano experto en tutelar a los jóvenes, de saber mantener la calma en las situaciones más críticas de cada noche y de hacer de un gran nexo de unión entre los compañeros. Esto es un rol vital para los rosters NBA y que todo equipo debe y desea tener para equilibrar sus plantillas, tanto en lo mental como en lo físico.
Tercer español en unas Finales NBA, con los Cavaliers
En los Lakers apenas jugó 24 encuentros y en febrero acordó su marcha para formar parte ahora de los Atlanta Hawks. Sin olvidar que su destino real iba a ser los todopoderosos Golden State Warriors de no ser por la repentina lesión de rodilla de Kevin Durant que obligó a los de Oakland a buscarle un relevo, personificado finalmente en el nombre de Matt Barnes. No obstante, los Warriors cumplieron con su parte, firmándole el contrato para luego cortarlo y asumirlo los Hawks. Con ellos vivió sus cuartos Playoffs, sucumbiendo ante los Washington Wizards (4-2) de nuevo a las primeras de cambio.
Su último mayor éxito lo completaría en su nueva franquicia a la que llegaba en julio del 2017, los Cleveland Cavaliers de LeBron James. Sería el tercer base del equipo pero las lesiones lo llevaron a ser titular hasta en 32 encuentros. Los de Ohio disputaron su cuarta y última final consecutiva, convirtiéndose José en el tercer español que presencia unas Finales de la NBA tras Pau y Serge Ibaka.
El viaje final lo hizo regresando a Detroit en la pasada temporada reencontrándose con el entrenador Dwane Casey. Con un rol ya claramente secundario y asumiéndolo como tal, Calderón apareció en 49 juegos con una media de 12’9 minutos. Junto a Blake Griffin y Andre Drummond, los Pistons dieron al extremeño su sexta y última participación en Playoffs, pero volvió a caer en 1ª Ronda, ante los Milwaukee Bucks (4-0).

El jugador más humilde e inteligente de todos

Dentro y fuera de la cancha Calderón ha brillado por su humildad. Tanto es así que en 2007 se convirtió en embajador de los atletas por derecho a jugar “Right To Play” en los Raptors. Esto es una organización humanitaria internacional donde deportistas emplean su profesión para desarrollar a niños y jóvenes desfavorecidos por el mundo. José participó en el programa prometiendo 1000 dólares por cada asistencia que diera contra los Bulls el pasado 26 de noviembre de 2007, y repartió hasta 14. También forma parte de UNICEF desde 2009, y en 2014 fue nombrado embajador de UNICEF Comité Español.
También sus compañeros resaltan su gran forma de ser que lo ha llevado al éxito entre los mejores baloncestistas del mundo. Prueba de ello pueden ser los elogios de LeBron: “Es un grandísimo profesional como jugador, es muy inteligente como todos los jugadores que generan la selección española. Es su fuerte para estar en la NBA tanto tiempo sean cuales sean sus números“. También Kobe Bryant ha hablado del serón, por ejemplo cuando decidía tener que defenderlo a él y lo soltaba en medio de los partidos “I defend Jose!“, o en momentos en que los Lakers requerían de un base dijo “Tengo buena relación y mucho respeto hacia Calderón y siempre ha sido uno de mis bases favoritos“. Por su parte, Calde le tiene mucho aprecio y lo considera como el “Michael Jordan de nuestra era“.
Casey, con quien ha compartido vestuarios en muchos años, también coincide en que “es uno de los jugadores más inteligentes de la liga. Nadie ha conseguido vencer al paso del tiempo, pero todavía le queda gasolina. Es un competidor. Hace todo lo posible por ayudar a sus compañeros“. Una última anécdota, la que tuvo Kyrie Irving: “El primer partido que jugué contra José Manuel Calderón. Me hizo algo así como 26 puntos y 14 asistencias y lo celebró como un loco. Yo hice como 6 tantos y 6 asistencias, me pateó el culo. Hasta el día de hoy, le grito su nombre a Calde cuando juego contra él. Es por respeto“.
Para acabar este homenaje al base extremeño, dejo varios números que lo posicionan como uno de los mejores de la NBA de todos los tiempos, para todos aquellos detractores que aún se niegan a reconocer su tremenda calidad. No trato de convencer a nadie, pero sí pretendo que se le reconozca como se merece, algo que creo que se ha hecho muy poco a lo largo de toda su carrera deportiva.

Uno de los mejores “caterings” de la historia de la NBA

Alias “Mr. Catering” por Andrés Montes, por su facilidad en las bandejas, Calderón en los 8 años con Toronto repartió 7’2 asistencias en 525 partidos y solo perdió 1’7 balones, un ratio de 4’23 asistencias/pérdidas. De hecho en la 2007/2008 llegó a un 5’53, siendo uno de los 4 únicos jugadores en la historia que superan las 8 asistencias con a su vez menos de 1’6 pérdidas por noche.
Además, es el 22º mejor jugador en eficiencia ofensiva de toda la NBA, por delante incluso de LeBron o Durant, atendiendo a los puntos por cada 100 posesiones, una estadística que se contabiliza desde 1977. El mejor es Chris Paul con un 122’89, Michael Jordan es el 16º (117’97), mientras que Calde ostentó una tasa de 117’38. Como español, es el que más asistencias y triples ha conseguido por ahora.

No obstante, este jugador que no soñaba con la NBA pero que no dudó en no dejar pasar la oportunidad cuando la tuvo, se va destacando en tres grandes cualidades al margen de sus estadísticas: humildad en el juego, inteligencia, trabajador y con mucho sacrificio en las 7 franquicias que ha estado, sea con el rol que sea.

Es más, en el año de su debut, cuando aterrizó todos le pedían más agresividad, más tiros, más rebotes… ante su habitual juego de pases. Su respuesta fue más que excepcional: “Estoy anotando también pero date cuenta de que es un equipo nuevo para mí y no puedo llegar y tirármelas todas, necesito tiempo para que mis compañeros tengan confianza en mí e ir haciéndome un hueco en el equipo“. Con esa filosofía se forjó uno de los mejores bases que ha tenido la NBA y que no podremos volver a disfrutar más. #GraciasCalde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s