Las claves de los equipos de la Conferencia Este de la NBA 2017/2018

Estamos a punto de vivir un curso más de la NBA, la cual este año empieza unos diez días antes de lo habitual con el objetivo de reducir los back to back y las frecuentes semanas intensivas con cuatro partidos. El próximo 17 de octubre se iniciará la temporada con dos duelos que podrían ser perfectamente entre los máximos favoritos de cada conferencia, Boston Celtics y Cleveland Cavaliers en el Quicken Loans Arena, y los actuales campeones, los Golden State Warriors recibirán en el Oracle Arena a los Houston Rockets.

En este artículo hablaremos de las claves, puntos fuertes y debilidades, de las estrellas y de los jugadores principales de cada franquicia perteneciente a la conferencia Este, la cual ha vuelto a reducir su nivel de competitividad por el masivo exilio de hombres ya asentados en la élite de la NBA, como Carmelo Anthony, Jimmy Butler o Paul George. Los Celtics parecen estar más fuertes que nunca para intentar acabar con la tiranía de los Cavs, equipo con el que ha protagonizado el movimiento del verano (Irving por Isaiah Thomas).

Esta sección, que tendrá su próxima publicación en unos días hablando de la conferencia Oeste, no pretende ser una guía extensa hablando de cada equipo con profundidad, si no una reseña donde se pueda encontrar rápidamente los puntos más importantes de cada franquicia en este nuevo curso 2017/2018. Sin más preámbulos, comenzamos, división por división de la conferencia Este.

BOSTON CELTICS

Cambio completamente de caras (solo permanecen cuatro jugadores) pero no de esperanzas de acabar con el trono de los Cavaliers. Incluso me atrevo a decir lo contrario, que los Celtics han conformado un Big Three capaz de plantarse esta temporada en la final de la NBA.

Guía NBA 2017/18: Boston Celtics, por Andrés Monje

Esto suena muy fuerte, pero Kyrie Irving ya sin ser eclipsado por uno de los mejores jugadores de la historia, LeBron James, puede demostrar su tremenda calidad en solitario, llegando a Boston con sus mejores números (25’2 puntos, 5’8 asistencias, 3’2 rebotes y un acierto de tiros de tres del 40’1 %), y comandar un equipazo donde se verá acompañado por dos estrellas más: el también fichado Gordon Hayward, y Al Horford.

El alero se erige como una grandísima amenaza en el exterior, mientras que el pívot ha demostrado su visión de juego siendo el cuarto jugador interior que más pases promedió por partido, 50’8, solo por detrás de Draymond Green, Blake Griffin y Marc Gasol.

La parte negativa de los Celtics han sido sus numerosas bajas que han deshecho al equipo, como Isaiah Thomas, Bradley, Crowder, el joven Ante Zizic, Olynyk o Amir Johnson. Sin embargo, al tremendo trío conseguido se unirán como titulares Jaylen Brown y Marcus Morris, teniendo a un relevo reformado y de muchísimo talento: Marcus SmartAron Baynes, Shane Larkin, el alemán Daniel Theis y el rookie Jayson Tatum.

BROOKLYN NETS

Tiene pinta de que en Brooklyn van a olvidarse de apuntar alto al Draft esta temporada. Tras muy buenas gestiones de Sean Marks, los Nets han recuperado la ilusión de ganar partidos gracias al fichaje de D’Angelo Russell, quien sin duda asumirá la batuta buscando hacerse hueco entre los mejores bases de la liga.

El número 2 del Draft de 2015 promedió el año pasado 15’6 puntos, 4’8 asistencias y 3’5 rebotes en 28’7 minutos por partido junto a los Lakers, eclipsado allí por la cantidad de jóvenes como él.

Ahora tiene la posibilidad de llevar la voz cantante en esta franquicia junto a los también destacados fichajes del pívot Timofey Mozgov y los exteriores DeMarre Carroll y Allen Crabbe, que buscarán despejar las dudas que posan sobre su calidad con respecto a sus buenos contratos. Jeremy Lin si le respetan las lesiones, el fichado Tyler Zeller y Trevor Booker también cobrarán y mucha importancia en la renovada franquicia de Brooklyn.

NEW YORK KNICKS

Año 0 en la Gran Manzana, sin Carmelo Anthony y sin el peculiar Phil Jackson. Se agarrarán a la juventud de su plantilla para salvar la temporada y girar entorno al dominador del aro Kristaps Porzingis que ha crecido hasta los 18’1 puntos, 7’2 rebotes y 2 taposnes en 32’8 minutos de media. Michael Beasley y Joakim Noah aportarán la experiencia al juego interior que parecen no necesitarlo con él letón de protagonista.

image_2017-10-13_18-08-17

Comienza una nueva vida en los Knicks dirigidos por Steve Mills, con Scott Perry de General Manager y sin su principal estrella de los últimos seis años. Tendrán que reconstruir a partir de Porzingis, del español Willy Hernángomez en su segundo año y del esperanzador secundario Tim Hardaway Jr. que regresa a New York tras pasar dos temporadas en Atlanta como una de las principales armas (alcanzó un 14’5 de promedio en puntos en la regular season y 12’8 en postemporada).

El belga Frank Ntikikina, seleccionado en el octavo puesto del draft, deberá funcionar rápido para hacerse con el puesto de base titular que ha dejado vacante Derrick Rose. Tendrá a Ramon Sessions de única competencia, y a Mindaugas Kuzminskas, Courtney Lee y Lance Thomas de principales compañeros en el juego exterior.

PHILADELPHIA 76ERS

Tienen que ser la relevación del Este. Si Joel Embiid (solo ha jugado 31 partidos en tres temporadas, pero nos ha maravillado promediando 20’2 puntos, 7’8 reobtes y 2’5 tapones en 25’4 minutos) y Ben Simmons (estuvo todo el año pasado fuera de la cancha) se olvidan de las lesiones, Dario Saric se mantiene en el espectacular nivel que demostró tras el All-Star y Jahlil Okafor recupera su mejor imagen (17’5 puntos y 7 rebotes por partido en la temporada 2015-2016, mientras que en la última bajó a 11’8 y 4’8 rebotes), Philadelphia debería volver a los playoffs seis años después.

A tal cantidad de talento se le sumará un nuevo nº1, el prometedor anotador Markelle Fultz, y el joven turco de 20 años Furkan Korkmaz. Además, las únicas bajas relevantes han sido las del español Sergio Rodríguez y el brasileño Tiago Splitter, las cuales serán bien suplimentadas por otro par de experimentados como J.J. Reddick con su 41’5% de promedio en triples y Amir Johnson. Los exteriores Nik Stauskas, T.J. McConnel y Jerryd Bayless también sonarán fuerte en la rotación.

Esperemos que tal cantidad de jugadores inexpertos no pase factura y el grupo se asiente rápido en la regular season para que puedan ponerse los playoffs como una meta imprescindible.

TORONTO RAPTORS

En Canadá piden a gritos que sus Raptors den ya el salto definitivo. Llevan desde 2012 superando las 45 victorias y entrando en los playoffs desde 2014 por la parte alta de la clasificación, pero tan solo llegaron en 2016 a la final de conferencia.

Se mantiene el bloque de estrellas al renovar este verano Kyle Lowry y hace un año DeMar DeRozan, a los que se une Serge Ibaka que ha decidido quedarse en Toronto tres años más, tal y como ha hecho el base titular. Pero estas figuras, junto a Valanciunas quien esperamos que esté más involucrado, deberán adaptarse al nuevo grupo que les rodea, principalmente en defensa, para que equipos como Wizards y Bucks que vienen pisando fuerte no les coma la oreja.

Los reemplazos cumplidores que fueron Cory Joseph, Patrick Patterson, P.J. Tucker o DeMarre Carroll ya no siguen, y se tendrán que amoldar a C.J. Miles, K.J. McDaniels y al novato O.G. Anunoby en la posición vacía de alero, y a Pascal Siakam, Lucas Nogueira y Jakob Poeltl en la pintura. Norman Powell tendrá el difícil papel de ser el intercambio de Lowry o DeRozan cuando estos necesiten respirar.

CHICAGO BULLS

Después de dejarse remontar un 0-2 frente a los Boston Celtics en los últimos Playoffs a los que accedieron con un balance equilibrado (41-41) que les mandó al octavo puesto del Este, los Chicago Bulls han perdido a sus principales estrellas en verano e inician un proyecto de reconstrucción, algo que no hacían desde la marcha de Michael Jordan en 1999 con la selección de Elton Brand.

Adiós a Michael Carter-Williams, al polémico Rajon Rondo, al francés Joffrey Lauvergne y, a su principales bazas, Dwyane Wade y Jimmy Butler, fichado por los Timberwolves. En ese movimiento se trajeron al que será la nueva columna de Chicago, Zach LaVine, con el que llegó un base del que se espera mucho, Kris Dunn.

Fred Hoiberg tiene por delante un año complicado en el que la mayoría de la prensa y apuestas ponen a la franquicia como el peor equipo de la temporada. Desde mi punto de vista no les irá tan mal, se quedarán sin postseason 10 años después (2007/2008), pero no se hundirán en la clasificación con la continuidad de Nikola Mirotic y Robin López, que con su veteranía harán explotar al rookie finlandés Lauri Markkanen quien se salió en el Europeo (19’5 puntos y 5’7 rebotes de media). Eso sí, no hay más jugadores de renombre en este equipo con expectativas de futuro y no de presente.

CLEVELAND CAVALIERS

Borrón y cuenta nueva en Cleveland tras el fracaso en las pasadas Finales donde no pudieron defender el anillo y además fueron barridos (1-4) por su principal rival en esta época que estamos viviendo en la NBA, los Warriors. El maravilloso Big Three formado con el regreso a Ohio de LeBron James, junto a Kyrie Irving y Kevin Love, cerró su historia con un anillo en 2016 y tres coronas en el Este consecutivas.

Pero Irving se ha marchado y al equipo más potente en los últimos años que pueden volver a arrebatarles el liderato de la Conferencia y, quien sabe si dar muchos más quebraderos de cabeza que el año pasado en playoffs: los Celtics perdieron en la Final del Este por 4-1 y a Isaiah Thomas, lesionado sin fecha de retorno y ahora nuevo jugador de los Cavs.LeBron James y Dwayne Wade compartieron sus primeros minutos con los Cavs

Con el pequeño base siguen igual o más competitivos, pero su lesión en la cadera puede pasar factura hasta que no vuelva. Para suplirlo se hicieron de los servicios de Derrick Rose, el MVP del 2011 en plena decadencia que está regresando poco a poco a un alto nivel de juego, y lo complementará saliendo desde el banquillo y siempre cumplidor, José Manuel Calderón (podría convertirse en el segundo español que conquista la NBA). Además, contarán con el último fichaje estrella, la vuelta de una dupla que jugó 4 finales con Miami y ganó dos seguidas en 2012 y 2013, la conjunción entre el escolta Dwyane Wade con “El Rey”. Y qué hablar de LeBron, 14 temporadas con promedio de 27’1 puntos, 7’3 rebotes y 7 asistencias, siendo uno de los jugadores más dominantes de toda la historia del baloncesto, pero que tras este curso en Cleveland se echarán las manos a la cabeza al ser agente libre. Pero este año de nuevo junto a Wade…

Todo son palabras bonitas en una franquicia que luchará sin duda de nuevo por los puestos para intentar ponerse su segundo anillo, pero la defensa puede volver a ser una losa. Para ello llega la seriedad de Jae Crowder (posible ala-pívot titular), los destellos de Jeff Green y dos talentos que estamos deseando ver, Cedi Osman y Ante Zizic. Seguirán el gigante Tristan Thompson, la buena segunda unidad que conforman Iman Shumpert y J.R. Smith, y, claro está, Kevin Love, quien tratará de refrendarse y buscar tener más peso en estos Cavs ahora sin Irving y además anunciado recientemente por Tyronn Lue como pívot titular (desde que salió de Minnesota hace tres temporadas, no ha logrado sobrepasar el promedio de 20 tantos por noche).

DETROIT PISTONS

El fichaje de Avery Bradley (ha mejorado su anotación año tras año con los Celtics, alcanzando en la 2016/2017 los 16’3 puntos) dará alas al ataque atascado de los Pistons el cual se quedó la pasada temporada en el 25º peor equipo con 103’3 puntos por cada 100 posesiones, y el 24º peor en asistencias, 21’1 por partido.

Reggie Jackson deberá secundarle y olvidarse del curso pasado en el que su promedio ha menguado: alcanzó el pico de 18’8 tantos y 6’2 asistencias en la temporada 2015/2016, pero ha bajado al 14’5 puntos y 5’2 asistencias.

Con estas dos buenas piezas en el exterior, los de Stan Van Gundy tendrán que mantener el gran nivel defensivo para que los de Detroit recuperen su habitual competitividad. Con Bradley como uno de los mejores defensores en el perímetro, y Andre Drummond de principal intimador (13’8 rebotes, 1’5 robos y 1’1 tapones de promedio en 29’7 minutos, añadiendo 13’6 puntos en la temporada anterior), y con el gigante serbio Boban Marjanovic, este aspecto estará más que cumplimentado.

A ellos se unirán los conocidos Langston Galloway, Reggie Bullock, Tobias Harris, Anthony Tolliver o Stanley Johnson, además del rookie Luke Kennard (puesto 12), escolta con un 43’8% de acierto y 19’5 puntos en Duke, para tratar de que los Pistons vuelvan a los Playoffs dos años después.

INDIANA PACERS

Bajón de autoestima en Indiana con la marcha de Paul George y de Jeff Teague, los jugadores con más minutos en la pasada temporada, y sin obtener para el presente curso algún jugador referente que lidere a la nueva era de los Pacers. Parece que el equipo ahora de Herbert Simon terminarán la temporada tras los 82 partidos.

Myles Turner será la esperanza de Indianápolis que empieza una reconstrucción, donde tratará de reivindicarse Victor Oladipo (su mejor año lo tuvo en 2014/2015, pero desde entonces sus números han ido decreciendo) quien ha aterrizado en la franquicia del General Manager Larry Bird con el prometedor lituano Domantas Sabonis tras el traspaso de George a los Thunder.

El joven pívot de 21 años en su tercera temporada deberá ser el referente del equipo, después de promediar 14’5 puntos, 7’3 rebotes y 2’1 tapones, un jugador hábil y grande con capacidad defensiva dentro y fuera del aro, y lanzando tanto en la pintura como de tres.

Este aspecto, el acierto en los triples, será algo que tendrán que mejorar y mucho los hombres de Nate McMillan, ahora además sin los magnifícos generadores de espacios y ejecutores George y Teague. Para ello contarán con Darren Collison como nuevo base, con el apoyo ofensivo de Lance Stephenson (el único superviviente de la final de conferencia de 2014), Corey Joseph y Bojan Bogdanovic, y con las dudas en los puestos de alero y ala-pívot, donde se deberán complementarse en la rotación para intentar persuadir a sus rivales Thaddeus Young, Sabonis y Al Jefferson. Además, el rookie a seguir será T.J. Leaf quien jugando como cuatro en UCLA medió 16’3 puntos y 8’2 rebotes.

MILWAUKEE BUCKS

Mucho que ganar y poco que perder en Milwaukee. Y esto también se aplica a sus movimientos en verano, donde solo han dejado marchar a Michael Beasley y Spencer Hawes, pero se han hecho con los servicios de jugadores veteranos como Kendall Marhsall, Brandon Rush y Gerald Green.

Con la figura de Giannis Antetokounmpo y las mismas bases que la temporada anterior en la que se quedaron en la primera ronda, Jason Kidd en su quinto año deberá buscar algo que ansian en la franquicia de Wisconsin desde hace 16 años, pasar una eliminatoria en playoffs.

Ese objetivo debería ser factible con el griego polivalente y sus cifras de casi MVP (22’9 puntos, 8’8 rebotes, 5’4 asistencias, 1’9 tapones y 1’6 robos en 35’6 minutos de promedio). Khris Middleton, Greg Monroe, Malcolm Brogdon (novato del año) y Matthew Dellavedova serán sus compañeros de baile, incluyendo a partir de febrero al lesionado Jabari Parker, prometedor alero de aún 22 años que medió en 51 encuentros la pasada temporada 20’1 puntos, 2’8 asistencias y 6’1 rebotes. Además, tendrán un banquillo fiable para que la temporada no se les quede grande, con Tony Snell, Mirza Teletovic, Jason Terry e incluso el sophomore center Thon Maker.

ATLANTA HAWKS

El proyecto en Atlanta se ha ido ahogando el cual ha presenciado diez temporadas consecutivas los playoffs, llegando a la final del Este en 2015 ante el campeón de aquella temporada, Cleveland, y parece que este año va a terminar hundiéndose por las numerosas bajas y el reducido nivel competitivo en el que parecen haberse quedado.

Se han marchado la mayoría de los titulares, como son Paul Millsap, Dwight Howard y Tim Hardaway, además de Kyle Korver en mitad de temporada hacia los Cavs. Y no paremos de contar, pues hombres siempre cumplidores desde el banco también migraron de la franquicia de Atlanta, como Mike Dunleavy, DeMarre Carroll, Thabo Sefolosha o Gary Neal.

Han dejado solo en el vuelo de estos Hawks al alemán Dennis Schroder, a bote pronto la única pieza seria y asentada en el equipo de Mike Budenholzer. Kent Bazemore, Ersan Ilyasova, Malcom Delaney o los fichados Miles Plumlee, Jeremy Evans, Luke Babbit, el italiano Belinelli o el argentino Nicolás Brusino, no son jugadores que vayan a poder tirar del carro de una franquicia por sí solos. La única esperanza de futuro es John Collins, ala-pívot elegido en el número 19 que destaca por su velocidad en la pintura y atacando la canasta, proveniente de la universidad de Wake Forest en la que en el último curso rozó el doble-doble de promedio: 19’2 puntos y 9’8 rebotes, mostrando además su capacidad defensiva con 1’6 rebotes por partido.

CHARLOTTE HORNETS

Con Dwight Howard como pilar de estos Hornets y Kemba Walker de director del equipo, la franquicia de Michael Jordan deberían entrar en los Playoffs.

El base ya All-Star con 27 años promedió 23’2 puntos y 5’5 asistencias la anterior temporada, lo que le posiciona como el gran eje sobre el que girarán los de Charlotte. Si a esto le sumamos el muy completo juego interior liderado por Howard (13’5 puntos y 12’7 rebotes hace un año), junto a los jóvenes quizás infravalorados Cody Zeller y Frank Kaminsky, nos resulta un equipo bastante entero. Además, Nicolas Batum, Marvin Williams o Michael Kidd-Gilchrist pueden aportar creatividad y anotación que se echa en falta en los Hornets.

En el aspecto anotador se espera ver integrado al rookie Malik Monk que llega desde la universidad de Kentucky donde ha promediado 19’8 tantos por encuentro. Sin embargo, la profundidad del banquillo será el principal obstáculo en el camino a situarse entre los ocho mejores del Este.

MIAMI HEAT

Se quedaron a las puertas de los Playoffs hace un año (empatado en 41-41 con los Bulls, pero en el puesto nueve del Este por sus enfrentamientos directos), pero esta temporada seguramente la alargarán.

Manteniendo el mismo bloque, sin apenas variaciones destacadas, Erik Spoelstra tratará de sacar lo mejor de Goran Dragic (MVP y campeón con Eslovenia del EuroBasket, y la pasada temporada repitió su máximo promedio en anotación, 20’3) y Hassan Whiteside (batió su pico anotador y reboteador, estableciéndolo en 17 puntos y 14’1 rebotes, con 2’1 tapones por encuentro) que se encuentran en su mejor edad para desarrollar baloncesto.

Además, con Dion Waiters en estado de gracia en Miami (15’8 puntos y su tope en asistencias, 4’3), y un fondo de armario inmenso, los Heat están llamados a hacer algo importante en este curso. Seguirán Udonis Haslem y James Johnson que acompañados de Kelly Olynyk dominarán con dureza el juego bajo aro, mientras que Josh Richardson, Tyler Johnson y Wayne Ellington, junto a Winslow si evoluciona de la forma correcta, conformarán el grupo de exteriores de Miami.

ORLANDO MAGIC

Año de transición el que creo que vivirán en Orlando. Una temporada más tendrán un quinteto joven y de garantías con D.J. Augustin si Elfrid Payton no consigue la regularidad (a mitad de temporada se reivindicó y de qué forma: 13’5 puntos, 8’4 asistencias y 7 rebotes de media), Aaron Gordon, Mario Hezonja, Evan Fournier y el montenegrino abusador de los aros Nikola Vucevic.

Esta temporada los Magic seleccionaron al alero Jonathan Isaac proveniente de Florida State y se hicieron con los servicios de Jonathon Simmons, de los veteranísimos Shelvin Mack y Marreese Speights, y recuperaron a Arron Afflalo.

Habrá que ver como progresa el grupo para saber si Vogel va en la buena dirección al mando de los Magic con esta mezcla de jugadores tan interesante.

WASHINGTON WIZARDS

La franquicia de la capital quiere irrumpir en la cabeza de la conferencia Este (hasta el momento han alcanzado tres semifinales de Conferencia en los últimos 4 años) y esta temporada han mantenido el bloque, transformando un banquillo que hasta ahora se antojaba poco fiable.

El dúo estelar que conforman John Wall, el base más rápido en transiciones, y Bradley Beal, quienes sumaron entre ambos 46 puntos por partido de la temporada y 52 en la postemporada, pretenderán llevar en volandas a los Wizards a ser el máximo rival de los dos dirigentes del Este, Cavaliers y Celtics, si se lo permite los Raptors y las demás franquicias que este año aspiran también muy alto.

A este pareja se apunta como élite poco a poco de la liga el alero Otto Porter Jr. que viene de realizar sus mejores estadísticas en el pasado curso (13’4 puntos, 1’5 asistencias, 6’4 rebotes y 1’5 robos, con un 51’6% de acierto en tiros de campo y un 53’2% en los playoffs) y posicionándose en el quinto mejor porcentaje en triples de toda la NBA: 43’4%. Donde más flojean es en las otras dos posiciones que nos queda por hablar, en el juego interior que acaparan sin defender intensamente y con un bajo nivel en el rebote, asignaturas pendientes para Markieff Morris y Marcin Gortat.

En el banquillo Scott Brooks contará con un grupo que espera ganar confianza en Washington: Ian Mahinmi, Kelly Oubre llamado a sustituir a Bojan Bogdanovic, Tim Frazier y Tomas Satoransky, entre otros.

Mi pronóstico (atrevido) para la clasificación final de la Conferencia Este en la temporada 2017/2018 de la NBA:

  1. BOSTON CELTICS
  2. CLEVELAND CAVALIERS
  3. WASHINGTON WIZARDS
  4. TORONTO RAPTORS
  5. MIAMI HEAT
  6. MILWAUKEE BUCKS
  7. CHARLOTTE HORNETS
  8. PHILADELPHIA 76ERS
  9. ORLANDO MAGIC
  10. NEW YORK KNICKS
  11. BROOKLYN NETS
  12. DETROIT PISTONS
  13. CHICAGO BULLS
  14. INDIANA PACERS
  15. ATLANTA HAWKS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s