Sergio Llull: Regenerarse para seguir siendo clave 

En los últimos días, el nombre de Sergio Llull está copando las tertulias de baloncesto en las redes sociales debido a su bajo, o no tan estelar nivel de juego en los últimos partidos. 

Sergio Llull, el “aeroplano de mahón”, “red llull”, “el íncreible Llull”, y un sinfín de apodos de superhéroe para el conjunto de los madridistas, que vieron durante varios años al jugador más determinante en el “clutch time” que han visto en la calle Goya. Pero todo esto cambia cuando, durante un partido de preparación para el Eurobasket de 2017, “el increíble” se rompía la rodilla. El Real Madrid entraba en shock. Laso perdía, en ese momento, al MVP de la Liga Endesa y de la Euroliga, (sí, a ese nivel estaba Llull). Un jugador imparable en el uno contra uno y a campo abierto. Un anotador voraz, capaz de generar sobre el bote tiros imposibles que salvaron al Madrid en momentos importantes. Pero, la rodilla, esa maldita rodilla en ese fatídico partido

Y después de una larga recuperación, de más de ocho meses, “el increíble” volvió. Y no volvió en un partido cualquiera no, lo hizo contra Panathinaikos, en unos cuartos de final de la Euroliga donde su equipo había robado el factor cancha. Y seguía siendo “el increíble”. Dos triples, de nuevo en el “clutch time” daban al Madrid el pase a la Final Four. Una Final Four que a la postre ganarían y con un gran nivel de Llull en los dos partidos. 

Y llegamos a la temporada siguiente, con el menorquín ya totalmente recuperado, con un verano de descanso y con el tono físico adecuado. El Madrid gana la Supercopa y Llull es nombrado MVP. Parecía que había vuelto, pero aspectos de su juego nos mostraban que ya no era el mismo. Y pasó la temporada, irregular para el base de Mahón, que tiene su culmen en un esperpento partido en las semifinales contra CSKA. Y se vuelve a abrir el debate que nos lleva hasta el presente, hasta el día después del partido contra Baskonia, donde Llull bate su récord de valoración negativa en la Euroliga, con -7. 

Y ahora la pregunta es, ¿puede seguir siendo Llull un jugador importante para este Real Madrid de Laso? La respuesta es, rotundamente sí. Pero, para ello creo que debe cambiar su manera de afrontar los partidos. Debe asumir su nuevo rol, de segundo base, de dar descanso al que ahora es el jugador franquicia del Madrid, que es Campazzo. 

De otro lado, debe también apoyarse más en los sistemas de Laso, que al igual deben también adaptarse al nuevo Llull. El de Mahón ya no genera tanto a través del bote, el uno contra uno y, sobre todo, no tiene la misma capacidad de crearse sus propios tiros como hacía antes de la lesión. Sus porcentajes así lo avalan, un 30,6% en tiros de campo y un 26% en triples, todo esto en Euroliga. Una Euroliga que, probablemente sea la más igualada, física y tácticamente de la historia, donde cualquier mínimo error es penalizado. 

Mucha gente también habla del paso de Llull al puesto de escolta, como posición definitiva. Para mí, eso este año no es posible. No por culpa Llull, si no por la confección de la plantilla, ya que Laprovittola no es un base de garantías para el Madrid en momentos importantes como puede ser una Final Four de la Euroliga o partidos vitales de competiciones nacionales contra equipos de gran nivel. De cara al año que viene, es la mejor solución, pero para ello el Madrid debe fichar un segundo base de garantías. 

Así pues, Llull es y debe seguir siendo importante, que no jugador estrella, para el Madrid de Laso, por motivos deportivos, anímicos y de arraigo al club. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s