Entrenadores en equipos de formación

Hace ya 3 años que tomé la decisión más difícil e importante de mi vida, colgar la pizarra y el silbato… evidentemente he seguido ligado al baloncesto, pero ahora desde otra posición y con objetivos claramente diferentes, lo que me permite ver este deporte desde otra perspectiva.

Tomando esta pequeña introducción, y tras una conversación con los redactores de esta web, donde nos contábamos batallitas de la época de jugadores, me vino a la mente una reflexión que llevo años escuchando de boca de entrenadores consagrados, top en Europa, y que ahora la empiezo a saborear y creer a pies juntillas…

No es otra que aquella afirmación de “los mejores entrenadores deben estar en los equipos más pequeños en formación”. Algo que ahora veo tan necesario, como directamente proporcional a esa necesidad, bastante difícil.

Por norma, los clubs de formación suelen colocar a sus mejores entrenadores, en sus mejores equipos de base; “Fulano De Tal entrenará al cadete Masculino/júnior Femenino/senior A”, posiblemente sea el caso de la mayoría de clubs en los que he tenido el placer de trabajar o colaborar. Un hecho característico de clubs o escuelas de distintos niveles, a los que les llega esta dificultad por diferentes motivos;

· si a mi mejor ENT lo pongo en el inantil B, vendrá el club de al lado y se lo llevará ofreciéndole un equipo mejor.

· En el equipo “X” que jugará en preferente, he de poner a este ENT porque es el único en el club que tiene titulación para esa categoría, y no hay dinero para fichar a un ENT.

· En el mini pondremos de ENT a este jugador del sub21, que es joven y tiene muchas ganas, y no cal pagarle mucho. El temido dinero y su compañero el ahorro…

· Y un largo etc de explicaciones de este tipo…

Pero si partimos de la premisa que los clubes, en su gran mayoría, son formadores (bien sea como escuela de baloncesto, o para nutrirse en categorías sénior de esa cantera que se está formando), no deberíamos darle un mayor protagonismo a esas primeras etapas de formación, dotando a los equipos de “nuestros” mejores entrenadores??

Un caso cercano que me viene como anillo al dedo, para reflejar un ejemplo; Borja Comenge (actual entrenador del Actel Força Lleida, invicto con 5 victorias en LEB Oro) cuando por desgracia fue cesado en Manresa tras un mal inicio de temporada, con bastante mala suerte de por medio, no tuvo ningún problema en remangarse y ponerse a entrenar al mini del club de su “barrio”!

Tambien me gustaría mencionar, el caso de un buen amigo de canchas, que durante varios años hizo un trabajo excelente con los minis de una de las mejores canteras de Catalunya. Chico joven (no está reñida la juventud con el talento para ser entrenador), muy estudioso de métodos de formación y al que le encantaba aprender y formarse, para poder aplicar esos conocimientos y métodos a la formación que impartía. Lo sencillo para su club, siendo un buen entrenador, ocupar una plaza en algún equipo de más edad… pero para que, si hacía un trabajo increíble con los peques, y era una gran baza de futuro para el propio club (inversión de futuro!)

Otro aspecto importantísimo es la formación de esos entrenadores, la cual se está viendo comprometida en los últimos tiempos, por propuestas de ley y decisiones de dudosa ayuda, por parte de las diferentes federaciones, que hacen más difícil si cabe el acceso a dicha formación y que haya un descenso en la cantidad y calidad en la misma. A nuestros entrenadores hemos de animarles, ayudarles y facilitarles esa formación. Que hagan cursos, saquen las titulaciones pertinentes, vayan a charlas o clínics de entrenadores… y también de forma interna, creando reuniones periódicas entre los entrenadores del club, intercambiando o interrelacionando equipos para ver cómo trabaja “aquel ENT del Junior Femenino”, realizando seguimiento a la planificación establecida, etc. etc…

Esas primeras etapas de formación, son y han de ser las más importantes para los clubes y entrenadores. En esas etapas es donde los chicos y chicas más se enganchan a nuestro deporte, y más aprenden de él ya que es cuando mayor capacidad de ser “esponjas” para absorber cognitivamente lo que les ofrezcamos. Dotar de herramientas técnico-tácticas, toma de decisiones, rutinas físicas y saludables, comportamiento y saber estar, aspectos vitales en la formación de cualquier deporte, pero sobretodo en baloncesto, debería ser el objetivo esencial en los equipos de los más peques de cada club o escuela.

Porque, no nos engañemos, una mala praxis o experiencias negativas con el formador-entrenador en esas primeras etapas o categorías, también hacen mucha mella en el desarrollo personal y deportivo de los-las jóvenes, y pueden determinar el camino deportivo elegido un poco más adelante, cuando el deporte de la canasta pasa a ser “lo más importante de las cosas menos importantes” de la vida diaria.

Y ahí, que el formador (y por supuesto entrenador) sea “nuestro mejor candidato”, se torna esencial. Perdamos el miedo, entrenadores y clubes, a que ese entrenador de categoría, con experiencia y con vivencias en categorías de competición o de alto nivel, se ponga en frente de esos “peques”!! Seguro que en el futuro, el conjunto del mundo del baloncesto saldrá favorecido.

En definitiva, que Alejandro “Aito” García Reneses vuelva al Magariños para ayudar a los jóvenes de la cantera del estudiantes, acrecienta más si cabe mi convicción de que los mejores entrenadores han de estar con los equipos más peques, que es donde más les ayudaran en su formación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s