Irving y LeBron James consiguen frenar a los Warriors para poner el 3-1 y evitar el 16-0

Primer match ball salvado. Los Cleveland Cavaliers sobreviven en estas Finales de la NBA 2017 que se ponen ahora con 3-1 (116-137), evitando así lo que habría sido por primera vez unos Playoffs perfectos con 0 derrotas, un 16-0 que ha podido conseguir los Warriors pero que el mejor récord de la historia se queda, de momento, en 15-0. Ahora volvemos al Oracle Arena, donde Golden State tendrán una nueva oportunidad de conseguir el anillo, de las tres que les falta aún.

DB7zJ0tW0AAa6ow

El equipo de Tyronn Lue comenzó a todo gas para efectuar la mejor actuación anotadora de siempre en un primer cuarto (39-32), impidiendo que los Warriors entraran en el partido en algún momento de estos 12 minutos. Sin ningún orden de juego los de Steve Kerr y con un arranque ofensivo completamente desatado de los Cavaliers, los de Ohio iban a conseguir una renta en el marcador que a la postre sirvió para salirse con la victoria ante las pequeñas reacciones de su rival a lo largo del encuentro.

En el segundo cuarto alcanzaron la ventaja de 20 puntos, (49-69), máxima en ese momento, y los de Oakland no sabían cómo detener las individualidades de un magnífico Kyrie Irving (40+7+4), el tremendo acierto exterior que machacaba cada mínimo parcial positivo de los Warriors (53’3% en triples, en 24 tiros con fortuna, récord de las Finales), anotando hasta 7 jugadores diferentes (destacaron los vitales triples de J.R. Smith, que solo anotó desde la línea de tres, 5 en total, y el enchufado Kevin Love con 23 puntos, 6 fueron triples), y, como siempre, al imparable LeBron James (31+10+11). Todo esto se tradujo en la máxima anotación al descanso en unos Playoffs: 86-68.

DB7zJ0qXUAIenu2

Encajar más de 80 puntos en dos cuartos no era nada normal, pero los Warriors son los Warriors y comenzaron un partido de supervivencia. Abrieron el tercer cuarto con un 4-0 que tuvo que detener Lue para que sus jugadores prosiguieran su buen partido en la primera mitad. Así, el carácter ganador de los Cavaliers y la fortuna en los tiros hicieron olvidar un tercer cuarto trabado por encontronazos, piques y habladurías entre las estrellas. Para terminar el tercer tiempo, parcial de 8-1 con Deron Williams de protagonista con 5 puntos en los últimos minutos y olvidando la peligrosa diferencia de 12 puntos que llegaron a conseguir los Warriors: 115-96. El mate del partido lo vimos en este cuarto: LeBron se dio un autopase contra el tablero para después machacar, casi nada.

La historia se repetía en el último cuarto. Parcial positivo de los de Oakland (8-0) que salieron con Klay Thompson (13+3+2) y McCaw enchufados, y con James en el banquillo. Y es que sin su máxima estrella, Cleveland es incapaz de plantar cara a sus rivales, y menos a Warriors: +32 con él en la pista, por el -11 sin él, que tan solo fueron 7 minutos de los 48 de partido.

DB7zJ0sXYAAgmsw

Sin embargo,el 8-0 de inicio, ajustando a un 104-115, se rompió cuando LeBron James entró en la cancha y Kyrie Irving acertó un triple más, de los siete con los que acabó el encuentro. Cleveland movía mejor el balón, estaba más atinado en sus tiros y liderando el rebote gracias a Tristan Thompson que al fin apareció en las Finales (5+10+5) con 4 capturas ofensivas. De esta manera los Cavs aprovechando principalmente los uno contra uno magníficamente efectivos en situaciones de aclarado para Irving, contestando cada mínima acción positiva de los Warriors desde la línea de tres, y beneficiándose del colchón de los 20 puntos que lograron en la primera mitad, los últimos minutos fueron un mero trámite para la primera victoria del equipo de Ohio en esta final.

Además, Golden State no pudo contar con el mejor Stephen Curry (14+5+10), ni con Draymond Green que estuvo totalmente fuera del partido (16+14) tan solo protagonizando los conflictos y estando al borde de la expulsión. Únicamente Kevin Durant mantuvo el nivel de los anteriores encuentros con 35 puntos, y siendo la causa por la que, aunque disputaron en partido pésimo en defensa, los Warriors siempre estuvieron asomando la oreja en el marcador reduciendo el +20 a +12/+13 en numerosas ocasiones.

 

Un comentario en “Irving y LeBron James consiguen frenar a los Warriors para poner el 3-1 y evitar el 16-0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s