Previa NBA 2019/2020 – Conferencia Este

Desde los Boston Celtics de 2008, pasando por alto a LeBron James y sus Heat y posteriormente sus Cavaliers, la Conferencia Este no había presentado ningún candidato serio para alzarse con el título de la NBA hasta que esta temporada los Toronto Raptors marcaron su historia para siempre.
Además, la franquicia canadiense lo hizo en una conferencia la mar de disputada el año pasado, pero que para el curso 2019/2020 se han fugado numerosas estrellas al Oeste que deja al Este en solo cuatro o cinco equipos de relevancia y posibles candidatos al anillo, con Philadelphia y Milwaukee como los verdaderos “cabezas de serie”. A continuación analizamos dicha Conferencia Este equipo por equipo:

 

CONFERENCIA ESTE

DIVISIÓN ATLÁNTICO


TORONTO RAPTORS
Objetivo cumplido, ¿y ahora qué? Mucha incertidumbre en los Toronto Raptors. La franquicia canadiense hizo historia en la pasada temporada proclamándose campeona de la NBA por primera vez, estrenando además a un equipo no estadounidense en conseguir este preciado anillo, y todo por culpa de un hombre que llegó para besar el cielo pero que ya no está, Kawhi Leonard.
Ahora sin una figura sobre la que enfocar el proyecto los Raptors se enfrentan a una compleja campaña en la que seguro que lucharán en la postemporada, o eso se espera, pero no sabemos cuánto lejos podrá llegar. Quizás la reconstrucción se centre alrededor del Jugador Más Mejorado del 2019, Paskal Siakam (16’9+6’9+3’1 y en Playoffs 18’7+7+2’7), a quien además recientemente le han dado un contrato máximo de 130 millones de dólares por 4 años.
Si el camerunés se convierte en la estrella que todo Toronto espera, Kyle Lowry podrá jugar con menos presión en la cancha y recuperar sus mejores estadísticas poco a poco, algo que ha ido descendiendo en las dos últimas temporadas. Además de ellos dos, el doble campeón de NBA y del mundo Marc Gasol junto a Serge Ibaka y Fred VanVleet deberán demostrar que esta franquicia aún tiene cosas para mantener la competitividad en lo más alto del Este, pese además de la importante baja de Danny Green, nuevo jugador de los Lakers.
Muchos son expiring y podrían renovar por completo el proyecto el próximo verano, pero por ahora se rodearán de los recién llegados Cameron PayneRondae Hollis-Jefferson y Stanley Johnson, el rookie Dewan Hernandez y los secundarios Norman Powell, Patrick McCaw y OG Anunoby.

 


PHILADELPHIA 76ERS
Una maldita canasta imposible y eterna sobre la bocina de Kawhi Leonard mandó a casa un año más a “The Process” antes de la Final del Este por segunda vez consecutiva. Y aunque se han ido dos piezas importantes como Jimmy Butler y J.J. Redick, Elton Brand se movió rápido y reforzó de inmediato la plantilla para tratar de ser una vez más máximos contendientes en su conferencia.
También cambiaron de rumbo Amir Johnson, Boban Marjanovic, T.J. McConnell y Jonathon Simmons, pero los Philadelphia 76ers hicieron hueco al dominicano Al Horford y a Josh Richardson desde los Heat, además de reforzar la profundidad del banquillo con Kyle O’Quinn, Trey Burke, Raul Neto y Matisse Thybulle desde el puesto 20 del Draft.
Todos ellos fortalecen el proyecto de Brett Brown liderado por su hombre franquicia Ben Simmons con contrato renovado (170 millones por 5 años), al igual que hicieron para amarrar al enchufado Tobias Harris. También continuarán contando con hombres de rotación como Mike Scott, James Ennis o Furkan Korkmaz.
Para hablar aparte está Joel Embiid (27’5+13’6+3’7, sus mejores promedios de siempre, con 1’9 tapones por noche), quizás el mejor pívot actual de la liga que, con la incorporación de Horford, ambos podrán completar el juego interior más temible de toda la competición. Con ello tratarán de eclipsar las deficiencias que este equipo tiene en el acierto de tres, un aspecto que deberán ir mejorando para ser de una vez los verdaderos aspirantes del Este.

 


BOSTON CELTICS
Los Boston Celtics entran en una nueva etapa tras fracasar los dos cursos donde han convivido dos estrellas como Kyrie Irving y Al Horford. Ambos jugadores han cambiado de aires para ser nuevos rivales en la división, pero Danny Ainge apostó por otros dos nombres que tendrán la difícil misión de hacer olvidar a esa dupla: Kemba Walker y Enes Kanter.
El ex-jugador de los Charlotte Hornets lo tendrá más asequible, pues es la nueva cara de la franquicia y llega con la rabia de no haber podido conseguir nada en el equipo de Michael Jordan tras 8 temporadas y registrando en la 2018/2019 prácticamente sus mejores estadísticas de siempre (25’6+4’4+5’9 disputando los 82 partidos). A cambio también se despidieron del rebelde Terry Rozier.
Como sustitución del dominicano está el dudoso Kanter, quien eso sí maravilló a todos supliendo a Nurkic en Portland durante los Playoffs, promediando 11’4 puntos y 9’7 rebotes. Completará la pintura Vincent Poirier, el alemán Daniel Theis y, quién sabe si Tacko Fall logrará conseguir un puesto final en el roster y confirmar que pueden ser de gran utilidad sus 2’31 metros de altura.
También desde el Draft, donde perdieron eso sí a Aron Baynes, consiguieron a Romeo Langford, Grant Williams, Carsen Edwards y Javonte Green. Todos ellos compartirán vestuario con los cuatro grandes jugadores que falta por mencionar.
Jaylen Brown ha firmado recientemente una extensión por 4 años y 115 millones, mientras que Jayson Tatum y Marcus Smart seguirán tirando del carro del equipo de Brad Stevens. Ese trío se complementará junto a Kemba, Kanter y Gordon Hayward, del que continúan esperando en Boston a que regrese a su mejor nivel como destacó en los Jazz, antes de aterrizar en la franquicia más laureada de la historia.

 


BROOKLYN NETS
Sean Marks ha conseguido levantar a una franquicia que parecía estar abocada a una larga sequía durante unos cuantos años más. Sin talento joven, ni jugadores de calidad, ni rondas de Draft a futuro, los Brooklyn Nets con Kenny Atkinson al poder ha encontrado jugadores de buen hacer y espacio salarial para conformar un grupo temible para las temporadas que se avecinan.
Al sorprendente quinteto que la liga descubrió en el último curso, Spencer Dinwiddie, Caris Levert, Joe Harris, Rodion Kurucs y Jarret Allen, se le unirá todo un jugón como es Kyrie Irving. Y, aunque este año no podremos disfrutar de él, Kevin Durant también puso su confianza en el proyecto que está conformando de forma extraordinaria el General Manager Sean Marks.
En 2019 se colaron en los Playoffs, saltando de un 20-62 en 2017 a un récord de 42-40, y en la próxima postemporada se les esperan en la parte alta de la clasificación. Reforzado el juego exterior de forma increíble con esos dos figuras, también mejoraron bajo el poste con la llegada de un seguro habitual como DeAndre Jordan.
Otros fichajes fueron el del ala-pívot veterano Wilson ChandlerGarrett Temple, David Nwaba y Taurean Prince, el que mejor pinta tiene para estos Nets. Para ello el gran sacrificio por Durant fue la estrella emergente D’Angelo Russell, además de liberarse del contrato de Allen Crabbe, o de jugadores como DeMarre Carroll, Ed Davis, Jared Dudley, Rondae Hollis-Jefferson o Shabazz Napier.

 


NEW YORK KNICKS
Otro verano más que “La Gran Manzana” se queda sin un verdadero hombre franquicia del que empezar a construir e ilusionar. Los mejores agentes libres volvieron a cruzarle la cara a los New York Knicks, y eso que este año había en cantidad. Y para colmo, en medio de la temporada soltaron a su jugador más destacado hasta el momento, Kristaps Porzingis.
Al menos sumaron desde el tercer pick, proveniente de la universidad de Duke, al canadiense R.J. Barrett. Tuvieron que moverse y su principal arma fue firmar a Julius Randle, quien relevó a Anthony Davis en New Orleans ensalzando a sus mejores números: 21’4 puntos, 8’7 rebotes con un 34’4% en triples y con su actividad más alta, 30’6 minutos por juego. Recibirá en tres años 62’1 millones.
También completaron la siguiente lista de fichajes que conlleva a un remix de jugadores experimentados y noveles: Marcus Morris, Reggie Bullock, el conflictivo Bobby Portis, Taj Gibson, Wayne Ellington, el irregular por lesiones Elfrid Payton y el rookie Ignas Brazdeikis.
Todas estas cartas sumará Dave Fizdale a las ya existentes de Dennis Smith Jr., Frank Ntilikina, Allonzo Trier, Kevin Knox o Mitchell Robinson, quien el año pasado se asentó como uno de los defensores en la pintura a tener en cuenta, promediando 2’4 tapones en solo 20’6 minutos sobre la cancha. Todos estos mimbres, bajo la teoría, podrían hacer que los Knicks luchen ligeramente por entrar en Playoffs, pero cuando lleguen a la práctica veremos si otro gallo canta.

DIVISIÓN CENTRAL


MILWAUKEE BUCKS
El camino a las Finales de la NBA en Wisconsin parece estar más cerca que nunca. Cuentan con el actual MVP de la liga, Giannis Antetokounmpo (promedió 27’7 puntos, 12’5 rebotes y 5’9 asistencias), y con un equipo estable tras el verano que el año pasado logró posicionar a los Milwaukee Bucks en la Final del Este casi 20 temporadas después, desde 2001.
Para Mike Budenholzer continuarán jugando Khris Middleton, Brook López y George Hill, quienes extendieron sus contratos tal y como hizo Eric Bledsoe en marzo. Este grupo, muy defensivo y a su vez certero en un ataque comandado por el arrollador griego sobre la pista, cuenta con el mejor entrenador y mejor ejecutivo del año, Jon Horst. No se puede pedir más, solo dar ese último paso hacia delante.
Se fortalecieron trayendo al otro hermano, Robin López, y ante la baja más importante y que sin duda echarán en falta, la de Malcolm Brogdon, trajeron a veteranos para cumplir en el backourt, el incansable Kyle Korver y Wesley Matthews. También darán para la rotación nombres como el de Pat Connaughton, Ersen IlyasovaDonte DiVincenzo. Los que salieron fueron además Tony Snell, Shabazz Muhamad y Thon Maker, es decir, nada que deje cojo a los Bucks.
Por último, se sentarán en el banquillo de Milwaukee las incógnitas de Dragan Bender y Thanasis Antetokounmpo, en un año crucial parar el devenir de este proyecto que las tiene todas a favor para hacer algo más grande aún que la pasada temporada.

 


INDIANA PACERS
El fondo de armario y el trabajo en la agencia libre ha sido tal en los Indiana Pacers que, a pesar de perder a tres de sus últimos titulares, siguen aspirando alto en el Este. Bojan Bogdanovic, Thaddeus Young y Darren Collison (retirado) ya no pertenecen al equipo de Nate McMillan, ni tampoco los importantes secundarios Cory Joseph y Tyreke Evans.
Sin embargo, los Pacers han forjado un plantel que si bien no es el que más tranquilidad dé a un equipo con objetivos altos, sí que puede presumir de disponer profundidad y destellos de calidad en las distintas posiciones de juego.
Mientras esperan a su líder indiscutible, Victor Oladipo, quien puede seguir siendo baja hasta diciembre, el hombre de moda en Indiana será el traspasado Malcolm Brogdon, el mejor novato del 2017 y en plena progresión desde los Bucks. Este quizás se podría ver obligado a bajar al puesto de base ya que Aaron Holiday o el fichaje de T.J. McConnell no ofrecen demasiadas garantías.
También para el exterior llegaron Jeremy Lamb, el otro hermano Justin Holiday y Jakarrr Sampson, de dudable rendimiento eso sí. La gran baza del mercado la obtuvieron en T.J. Warren, quien en los Suns el año pasado completó un 42’8% de acierto de tres (18+4+1’5+1’2 robos de media). Para la pintura no hubo variantes, con Myles Turner, el mejor defensor del poste de la temporada anterior por su máximo en tapones (2’7), y Domantas Sabonis, que cada curso aporta más. Ayudarán también Doug McDermott y el rookie Goga Bitadze.
Si este combinado convence mientras Oladipo sigue ausente, y éste regresa a lo de siempre, Indiana debería romper de una vez la mala racha de llevar tres temporadas cayendo a las primeras de cambio en la postseason.

 


DETROIT PISTONS
Dwane Casey tiene ante sí un difícil papel de hacer que los actuales Detroit Pistons rompan con ser un equipo eterno de mitad de tabla, aunque puede ser el hombre indicado para ello. La franquicia de Michigan está en un punto que ni progresa ni retrocede, con un roster de calidad pero insuficiente para siquiera pasar la Primera Ronda del Este.
Ahora su conferencia parece estar algo más “asequible” y el plan de estos Pistons con Blake Griffin, Andre Drummond y Reggie Jackson al pie del cañón podría avanzar de una vez y ganar un partido de Playoffs 11 temporadas después.
Griffin es el hombre franquicia y sano sigue siendo imparable (24’5 puntos de promedio en 2018/2019, su máximo, con 7’5 rebotes y 5’4 asistencias). Con Drummond deben dominar el juego interior mientras los tiradores Jackson, Langston Galloway y Luke Kennard se verán apoyados por el nuevo Derrick Rose, que poco a poco quiere acercarse a su nivel MVP (18 puntos por partido en 51 encuentros disputados en Minnesota).
Como secundarios recibieron a Markieff Morris, Tim Frazier, Christian Wood, Joe Johnson y Michael Beasley, además del número 15 del Draft, Sekou Doumbouya.

 


CHICAGO BULLS
Un nuevo capítulo más de la reconstrucción actual de los Chicago Bulls, tratando de regresar, al menos a la pelea por la postseason. El groso juvenil se mantiene y además no se movieron mal en verano. Únicamente echarán de menos al tradicional Robin López o a Jabari Parker. Menos importante fueron las salidas de Justin Holiday, Cameron Payne o Bobby Portis.
El equipo que este año dirigirá Jim Boylen se fortaleció desde el Draft y atrayendo a un par de titulares de otras franquicias. Por un lado Thaddeus Young, ex de Indiana y que es el único que supera los 30 años de edad en un equipo que ostenta una media de 24’2 años. Entre tal juventud también se situará, y probablemente como titular, el checo Tomas Satoransky, destacable en Washington tras la baja de John Wall (8’9+3’5+5) y brillante en el pasado Mundial, tentando varias ocasiones el imposible triple-doble en un MundoBasket.
Desde el Draft acogieron a Coby White (pick nº 7), un exterior de mucha proyección, y a Daniel Gafford (pick 38), ala-pívot que podría convertirse en robo. Por una parte, White se incorporará a una amplia rotación en la posición de base donde Kris Dunn cumplió en la última temporada en el quinteto inicial y renovaron además al tirador Ryan Arcidiacono, teniendo en el fondo a Shaquille Harrison.
Por otra parte, en el poste ejercerá de gran líder el finlandés Lauri Markkanen, que el año pasado promedió 18’7 tantos y 9 rebotes por noche. Deberá ser uno de los principales promotores de estos Bulls un año más para que la franquicia de Illinois siga progresando adecuadamente. Se rodeará del interesante sophomore Wendell Carter Jr. (10’3+7), quien el año pasado fue lastrado por las lesiones, de Luke Kornet y de otra pieza llamativa muy a tener en cuenta que podrá alternar en diferentes posiciones.
Hablamos de Otto Porter Jr., quien ya jugó para los Bulls al final de la regular season en 15 juegos y brilló con números de 17’5+5’5+2’7, alcanzando su máximo en minutos, 32’8, y acertando un 48’8% en triples. Chandler Hutchison y su buena defensa dará oxígeno a los aleros.
Dejamos para el final el plato fuerte de Chicago, quien se reivindicó tras su lesión obrando la mejor temporada de su carrera: 23’7 puntos, 4’7 rebotes y 4’5 asistencias. Ese es Zach LaVine, quien tiene que asentarse como el hombre franquicia para que estos Bulls recuperen el aliento competitivo en un menguado Este.

 


CLEVELAND CAVALIERS
Un año más de transición es lo que toca en Ohio. Los Cleveland Cavaliers han cambiado de entrenador, ahora dispondrán de John Beilein, histórico de la NCAA desde 1992 que posee el récord de victorias de la universidad de Michigan. Y este tendrá la tarea de formar a todos los jóvenes de la plantilla mientras los Cavs se forjan un futuro en la liga para ir ascendiendo poco a poco.
Nada nuevo por Cleveland, solo rookies y libertad únicamente a cuatro jugadores, Marquese Chriss, David Nwaba, Nik Stauskas y Channing Frye. El quinto del Draft fue elegido Darius Garland, un base con potencial a novato del año incluso. Sin embargo, una lesión de menisco solo le permitió salir en cinco partidos con Vanderbilt, y promediar, eso sí, 16’2 puntos con porcentajes de 53’7% en tiros de campo y 47’8% en triples. El nº 27 fue el alero Dylan Windler de Belmont y tres picks más adelante seleccionaron a Kevin Porter Jr., escolta de USC.
La prematurez en el juego la extenderán nombres como el actual base sophomore Collin Sexton (16’7+2’9+3 en el año de su debut), Cedi Osman, Ante Zizic o Larry Nance Jr. quien evoluciona, muy lentamente, pero evoluciona cada año. Por su parte, el punto de experiencia lo impartirán los mismos del año pasado, con contratos algunos de ellos un tanto discutibles.
Kevin Love sigue fiel a Cleveland y recibirá 120’4 millones por 4 años. Matthew Dellavedova y Brandon Knight en el backourt, y en el interior continuarán Tristan Thompson y John Henson.

DIVISIÓN SURESTE


ORLANDO MAGIC
Si a uno de los 10 mejores equipos defensivos (8º con menos puntos concedidos por 100 posesiones) de la pasada temporada le añades un año más de madurez y a un experto en esa faceta como Al-Farouq Aminu, le pones muchas esperanzas a que el proyecto mejore. Y todo después de que los Orlando Magic jugarán en Playoffs 6 temporadas después, asentaran la plantilla en verano y moldean a varios jóvenes para ser la próxima cara de la franquicia.
Pero de momento ese papel sigue correspondiendo a Nikola Vucevic quien renovó, al igual que hicieron Terrence Ross, Michael Carter-Williams y Khem Birch. Aaron Gordon compartirá y asegurará la pintura con el montenegrino, y D.J. Augustin y el galo Evan Fournier ponen el punto de experiencia al backourt.
El optimismo en esta franquicia continúa cediéndose a tres jugadores que aún no han demostrado el nivel que se esperaba de ellos en la liga. Hablamos de Markelle Fultz, quien ha estado más tiempo lesionado que jugando (33 partidos disputados en 2 temporadas), de Mo Bamba, que terminó el año con solo 16’3 minutos de juego por noche y 6’2+5, y del alero Jonathan Isaac, que al menos progresa curso tras curso, saltando de 5’4 puntos y 3’7 rebotes de media en su debut a 9’6 tantos y 5’5 rebotes la campaña anterior, con casi 7 minutos más sobre la pista.
Steve Clifford debe seguir formando a estos jóvenes para que los Magic sigan andando en el buen camino y no tiren por la borda el talento actual de la plantilla. Además se unió el rookie Chuma Okeke, selección 16 del Draft pero que apunta a iniciarse en la G League.

 


CHARLOTTE HORNETS
¿Qué ocurre en un equipo cuando dejas marchar a tu jugador franquicia y no obtienes a ningún relevo de tal calibre? Que o la franquicia entra en plena reconstrucción o se encauzan a ello en un futuro próximo. Eso pasará en los Charlotte Hornets que no lograron quedarse con Kemba Walker y a cambio únicamente recibieron a Terry Rozier.
Año 1 después de Kemba tras 8 temporadas en la que ha estado demasiado solitario y solo han conseguido dos presencias en Playoffs, ambas ocasiones eliminados en Primera Ronda por Miami Heat. Y para colmo también dejaron marchar a su segundo máximo anotador del año pasado, Jeremy Lamb, quien alcanzó su tope con 15’3 puntos por juego. Tony Parker definitivamente se retiró, Frank Kaminsky y Shelvin Mack fueron el resto de bajas.
Los de Carolina del Norte andan hipotecados en diversos jugadores que no rinden al ritmo de sus nóminas, como son Marvin Williams, Michael Kidd-Gilchrist o Bismack Biyombo, pero estos podrán ser liberados a final del curso. En dos temporadas podrán deshacerse también de Nicolas Batum y Cody Zeller. Pero mientras tanto, estos serán los hombres que intentarán evitar que el pozo de la conferencia Este sea ocupado por los Hornets.
Las buenas noticias las dan las progresiones de Malik Monk, Willy Hernángomez, Dwayne Bacon y el sophomore Miles Bridges, además de la llegada del base Terry Rozier, que si se olvida de su ego, puede ir convirtiéndose en uno de los bases codiciados de la liga, algo que cada vez está más caro. También contrataron a los gemelos novatos Caleb Martin y Cody Martin, y la ilusión de Charlotte recaerá en el pick número 12 de este año, el ala-pívot P. J. Washington. En Kentucky promediaba 15’2 puntos, 7’6 rebotes y 1’2 tapones.

 


MIAMI HEAT
A los Miami Heat le han dado un vuelco a la vida gracias a uno de los movimientos importantes del verano: Jimmy Butler aterriza en Florida para ser la estrella de un equipo que parecía estancado. El año pasado se quedaron fuera de los Playoffs, pero estos Heat nunca dejan de competir y este año tienen armas para volver a jugar tras la regular season.
Para obtener a Butler tuvieron que sacrificar a Josh Richardson, Ryan Anderson puso rumbo a Houston y el bueno pero costoso Hassan Whiteside también dejó Miami. Además, el eterno Dwyane Wade celebró su retirada durante la última temporada. Por lo contrario, el único refuerzo a parte de Butler fue Meyers Leonard, y solo atrajeron para el banquillo a diversos novatos. Entre ellos destacan el escolta Tyler HerroKZ Okpala desde Stanford.
Acompañarán a Jimmy el esloveno Goran Dragic, aunque está por ver si termina el año en Miami, Justise Winslow, James Johnson y Bam Adebayo. Este último está llamado a ser el heredero de Whiteside y tiene que hacer olvidarlo cuanto antes en la pintura. Todos ellos deberán repetir o incluso mejorar la temporada anterior donde fueron la quinta mejor defensa, pero en ataque fueron todo lo contrario, aspecto que se verá mejorado con la incorporación de Butler.
Como jornaleros desde el banco estarán Dion Waiters, Derrick Jones Jr., Kelly Olynyk o Udonis Haslem. Este fue renovado por el mínimo de veterano para disputar a los 39 años su 17ª temporada con la franquicia del también incondicional entrenador Erik Spoelstra.
WASHINGTON WIZARDS
Los cartuchos se acaban en el proyecto que tiene de nombre John Wall. Los Washington Wizards siguen arrendados a su contrato máximo y con un equipo que lo mejor que ha conseguido son jugar tres veces las Semifinales de Conferencia.
Para colmo, el base se perderá todo el año por lesión y apenas hay refuerzos para confiar en que la franquicia actúe mejor que el año pasado, donde terminaron 11º del Este con 32 triunfos. Dependerán prácticamente en su totalidad de Bradley Beal que sigue en ascensión y en el último curso se fue hasta los 25’6 puntos, 5 rebotes, 5’6 asistencias y 1’5 robos por partido, sus mejores guarismos de siempre.
Hicieron limpieza del fondo de su armario dejando salir a hombres como Ron Baker, Jeff Green, Bobby Portis, Dwight Howard, Tomas Satoransky, Jabari Parker, Wesley Johnson, Kelly Oubre Jr., Markieff Morris, o Gary Payton. La posición de base, a expensas de Wall, tendrá que quedar ocupada por Isaiah Thomas, a quien contrataron por únicamente 1’6 millones de dólares y, aunque no podrá arrancar la temporada por lesión, esperan que al menos deje destellos de sus mejores actuaciones en Boston.
Tal limpieza dejó algo de espacio para que entren jugadores de poco renombre como Davis Bertans o el sophomore alemán Isaac Bonga para la pintura, el tirador C.J. Miles e Ish Smith. Lo interesante del curso pasado es que Scott Brooks seguirá dirigiendo sobre Thomas Bryant, que el año pasado promedió 10’5+6’4, Ian Mahinmi, o los jóvenes Jordan McRae y Troy Brown.
Los movimientos de alta más gratificantes llegaron desde el Draft, donde apostaron por el japonés Rui Hachimura que en Gonzaga vislumbró con una media de 20’1 puntos y 6’6 rebotes, atinando el 41’7% en triples y el 59’1% en tiros de campo. El alero inglés Admiral Schofield también formará parte de este plantel que no ofrece ninguna esperanza para hacer algo llamativo esta temporada.

 


ATLANTA HAWKS
19’1 puntos, 3’7 rebotes y 8’1 asistencias de media en los 81 partidos que disputó. Esos fueron los números de la nueva garantía de vida de los Atlanta Hawks, el base Trae Young, que además estuvo bien cerca y peleó con Doncic hasta el final por ser el mejor novato de la temporada.
La franquicia de Georgia continúa de reconstrucción y en la buena dirección, con un quinteto de lo más novel. Consiguieron la cuarta posición del Draft donde reclutaron al ilusionante alero de Virginia De’Andre Hunter, en el puesto 10 al forward Cameron Reddish, y la pintura podrá ser completada nuevamente por el ucraniano Alex Len (de una media de 8’5 pasó a la última temporada a una de 11’1 tantos) y el bueno de John Collins, que acabó el año promediando hasta 19’5 puntos y 9’8 rebotes. Para la rotación interior también estará el rookie angoleño Bruno Fernando, caído extrañamente demasiado en el Draft hasta la 2ª Ronda.
De añadidos y que pueden también salir desde el quinteto inicial, el jugador de segundo año Kevin Huerter y, si recupera las buenas sensaciones que dejó en Milwaukee, hasta Jabari Parker podría tener muchos minutos. Junto a él llegaron a Atlanta Allen Crabbe, Evan Turner y Chandler Parsons.
Todos ellos no formarán parte ni mucho menos del proyecto que tendrá a Lloyd Pierce en su segunda temporada como entrenador, por lo que saldrían el próximo verano al ser expiring. Es más, el año que viene los Hawks disfrutarán de un espacio salarial envidiable para tratar de convencer a alguna estrella más de esta liga para que la franquicia de Georgia poco a poco regrese a lo alto del Este y vayan completando la reconstrucción.
Carta de libertad para Taurean Prince, Jeremy Lin, Tyler Zeller, Miles Plumlee, Dewayne Dedmon y Kent Bazemore, entre muchos otros. Como gran anécdota en este equipo tan joven y con tantas expectativas de futuro está Vince Carter. A sus 42 años se convertirá en el jugador más longevo de la historia de la NBA, habiendo disputado hasta 22 temporadas en esta liga.
Mi predicción para la clasificación de la Conferencia Este en la temporada 2019/2020:
  1. Milwaukee Bucks
  2. Philadelphia 76ers
  3. Indiana Pacers
  4. Miami Heat
  5. Boston Celtics
  6. Toronto Raptors
  7. Brooklyn Nets
  8. Orlando Magic
  9. Chicago Bulls
  10. Detroit Pistons
  11. Atlanta Hawks
  12. New York Knicks
  13. Washington Wizards
  14. Cleveland Cavaliers
  15. Charlotte Hornets

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s