Antetokounmpo devuelve al Olimpo 50 años después a los Milwaukee Bucks


Los Milwaukee Bucks completaron una remontada envidiable en estas Finales de la NBA 2021. Tras perder los dos primeros duelos de la serie en Arizona y con muy malas sensaciones, han ganado los cuatro partidos siguientes de manera consecutiva para conquistar el anillo de la NBA por primera vez desde 1971, desde la época de Kareem Abdul-Jabbar.

Vencieron en el sexto y último partido por 98-105 en su Fiserv Forum a unos también históricos Phoenix Suns. Y de esta forma la franquicia de Wisconsin ha conseguido desquitarse, dominadora en las tres últimas temporadas regulares pero fracasando en Playoffs. Hasta este 2021.

Y el principal culpable y MVP indiscutible de estas Finales ha sido Giannis Antetokounmpo, quien ha personalizado una enorme historia de superación viniendo de Grecia donde su familia nigeriana eran inmigrantes ilegales. El griego llegaba a la NBA en 2013 con toda la incertidumbre de si conseguiría hacer carrera en la liga. Elegido en el pick nº 15 por los Bucks, equipo en el que ha confiado desde siempre para buscar su objetivo del anillo, ahora puede decir que es campeón de la NBA, doble MVP de regular season y en estas Finales, el más mejorado en 2017, mejor defensor en 2020 y 5 veces All-Star. Y aún tiene 26 años.

Antetokounmpo hizo una actuación puramente histórica en este Game 6. Consiguió hasta 50 puntos, 12 rebotes, 2 asistencias y 5 tapones. Se convirtió en el primer jugador que logra superar un 40+10+5 en unas Finales desde 1974, y siendo la mayor anotación de la historia de un partido definitivo en la final igualando a Bob Petitt que lo consiguió hace 60 años, en los St. Louis Hawks de 1958. Simplemente historia de la NBA.

El sexto juego comenzó con ambos equipos estando tremendamente fríos en ataque en sus primeros compases. Tras cinco minutos de juego, un triple de Chris Paul (26 puntos y 5 asistencias) rompió la sequía de su equipo, y llevábamos solo un 5-6 en el marcador. Con Khris Middleton (17+5+5+4 robos) crecido, atinando de tres puso un parcial de 9-2 para distanciarse en ocho puntos. Y dos triples concatenados de Bobby Portis (16 puntos) subían el marcador a un 14-21.

Posteriormente, varias grandes entradas a canasta exitosas de Antetokounmpo y una buena defensa de los Bucks, con tres jugadores grandes a la vez sobre la pista, dominando el rebote y la pintura, les permitió un 16-29 para el primer cuarto.

Cameron Payne y un acierto de tres de Cameron Johnson hicieron reaccionar a los Suns acercándoles a cinco puntos. Habían despertado los hombres de Monty Williams y empataron a 33 puntos con un parcial de 17-4. Milwaukee se había atascado ofensivamente, logrando solo cuatro tantos en casi ocho minutos del segundo cuarto. Chris Paul, con sus clásicos tiros certeros, siguió impulsando a Phoenix que pudo irse al descanso incluso con cierta ventaja en el marcador, 47-42.

La segunda parte se inició con unos minutos de acierto por parte de los dos equipos, empezando a hacerse notar algo en ataque por primera vez a Devin Booker (19+3+5) y a Jrue Holiday (12+9+11). Pero poco a poco, de la mano del imparable griego que además estaba entonado en los libres, los Bucks recuperaron el mando, 55-58. Aunque con un 3+1 de inmediato Jae Crowder (15 puntos y 13 rebotes) recuperó el liderato para sus Suns. Volviendo a Antetokounmpo, tremendamente errático estos Playoffs siendo casi un “meme” desde la línea de tiros libres (sobre el 50% de acierto), se ha marcado un inédito e increíble 17/19 en sus lanzamientos de faltas en este encuentro.

Los Bucks siguieron sumando en estos instantes a través de Brook López mientras que Booker se veía muy contenido por la defensa de Holiday. Para cerrar el tercer cuarto, unos buenos minutos de Frank Kaminsky, aprovechando los problemas de faltas e ineficiencia en los últimos encuentros de Deandre Ayton, catapultó ligeramente a los Suns. Tuvo su aportación combatiendo en la pintura y ayudaron a contrarrestar los 20 tantos de Antetokounmpo en este cuarto, pasando al último en empate a 77-77.

El conjunto de Mike Budenholzer consiguió abrir una brecha de seis puntos de la que sacaron rentabilidad hasta llegados incluso los últimos minutos del partido. Una entrada a canasta del jugador griego establecía el 90-98, mostrándose descomunal bajo el aro y camino hacia su actuación histórica. Más adelante, desde la línea de tiro libre Crowder puso un 96-100 mientras se entraba a los últimos sesenta segundos.

Pero otra vez Middleton aparecía en el clutch time, con una canasta lejana que hizo sumar dos puntos más, mientras que Booker fallaba acto seguido de tres. Posteriormente, Middleton anotó dos lanzamientos libres (96-104) y Paul también erraba su intento de triple ya a medio minuto del final. La siguiente ofensiva la protagonizó Pat Connaughton fallando de tres. Y tras una canasta rápida de Paul que se despediría con sabor muy agridulce de sus primeras Finales a sus 36 años, Antetokoumpo recibía una falta. 

Para éxtasis del público, la estrella de los Bucks acertó el primero y, aunque falló el segundo, se pintaba el 98-105 en el marcador. Devin Booker estuvo nuevamente desafortunado desde el triple y ahí se cerró la victoria 50 años después de Milwaukee, el segundo título de la franquicia. Estallaba la alegría de todos sus jugadores que ganaban el primer anillo de sus carreras, y la felicidad y las lágrimas de Antetokounmpo abrazado a su familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s