Dolores de cabeza en Estambul

El Real Madrid es arrollado por Darussafaka (81-63) en su peor partido de la temporada. Segunda derrota en Estambul, tras caer ante Fenerbahçe, y cuarta del torneo.

Dolor de cabeza. Ese es el síntoma del Real Madrid cuando tiene que jugar en Estambul. No se auguraba partido brillante, ni victoria segura. Bueno, en esta Euroliga ningún partido es victoria segura. El conjunto de Pablo Laso visitaba por segunda vez la ciudad que antiguamente era conocida como Constantinopla, con el recuerdo en la mente de ese final ante Fenerbahçe. No obstante, partido nuevo y errores a olvidar.

img_1872El Madrid volvió a tener una puesta en escena rara. Pareció obsesionado en el lanzamiento triple, con escaso acierto. Con el 7-2 (min.2) ya llevaba tres fallos desde la larga distancia. Y se salvó gracias al rebote ofensivo, que dominó de manera abrumadora.(16-48) quizá, lo más potable del partido de ayer. Los turcos, dirigidos perfectamente por Blatt, maniataron a los blancos en defensa. Tan solo habían anotado 44 puntos al final del tercer cuarto. Cierto es que cualquiera echaría en falta a sus dos jugadores más en forma, a sus dos principales armas tanto en ataque (sus dos máximos anotadores en Euroliga), como en defensa. Sin Sergio Llull ni Anthony Randolph al Madrid le faltó orientación y, sobre todo, reacción.Ni por haber, ni hubo zafarrancho final, algo que el Real Madrid suele tener. La respuesta, la defensa turca. La tela de araña puesta en escena por Davi Blatt no le permitía a los chicos de Laso ni una vía de escape. El barco se hundía en el Bósforo y Felipe Reyes intentó sacarlo a fote (16 ptos), pero no hubo opción.

img_1871A pesar de esto, el Real Madrid tuvo un diferencia de +10 con el triple de Maciulis que ponía el 19-29. A partir de ahí, apagón total. Anotaron 11 puntos en todo el segundo cuarto y encajaron un parcial, que sobrevivió al descanso, de 21-2. No iba a ser tan crucial en el marcador como en las sensaciones, porque los turcos pasaron de la ruina a la euforia. Olisquearon la debilidad del rival y no perdonaron. Clyburn y, sobre todo, el mortal Wanamaker (27 puntos), hicieron sangre. Abrumador, el contraste del porcentaje de acierto en tiros desde el 6,75. Wanamaker y cia llegaron al 50% mientras que los madrileños no superaban el 20%. Ya de las pérdidas ni hablamos, Darussafaka 5-13 RM. En definitiva, noche para el olvido. Real Madrid, irreconocible y sin alma que sudó para superar lo 60 puntos, la peor marca de la temporada-77 anotó en ante el Fenerbahce y 75 en el Palau ante el Barcelona en Liga Endesa-.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s