Ricky no arranca

Cumplido el primer tercio de regular season de la que es su sexta temporada en la liga, los números de Ricky Rubio son por el momento, los peores en su trayectoria NBA.

Su lanzamiento, uno de los puntos débiles del base del Masnou, no ha mejorado excesivamente a lo largo de su carrera, siendo siempre inferior al 40% en tiros de campo (38% cómo tope en la temporada 13-14) y siendo siempre alrededor del 30% en tiros de tres (34% cómo tope en su primera temporada profesional, la 11-12). Este año está en su media habitual de tiros de campo (35%) y en la que es de lejos, su peor media en el lanzamiento exterior (24%).

Partiendo de la base de éste déficit ya conocido, sus números en sus principales virtudes también se han visto considerablemente mermados: el año pasado, Ricky finalizó en el Top5 estadístico en assists y steals promediando 8’7 y 2’1 por partido. Este año, con un 33% de la temporada cumplido, el promedio es de 6’9 y 1’5.

A pesar de todo ello, la estadística más preocupante es el On/Off court, es decir, lo que pasa en la pista cuando Ricky está o no en ella. Veamos cifras del año anterior:

DATO %TRB %AST %STL %TOV Rating
Con Ricky 49,5 65,3 9,0 14,8 109,2
Sin Ricky 50,2 56,7 7,4 16,9 103,3

Con Ricky en pista durante el año 2015-16, los Wolves promediaron los mismos rebotes prácticamente que sin él, dieron más asistencias, recuperaron más balones además de perder menos. En total, el rating ofensivo es 6 puntos superior con Ricky en pista que sin Ricky en pista.

Veamos cifras del año actual:

DATO %TRB %AST %STL %TOV Rating
Con Ricky 49,9 61,5 6,6 15,5 106,1
Sin Ricky 52,4 53,5 8,8 15,4 110,4

En el año actual, la única faceta en la que los Wolves mejoran con Ricky en pista es en las asistencias. Además en global, el rating ofensivo es 4 puntos superior sin Ricky en pista que con Ricky en pista.

¿Dónde está la clave del declive de Ricky?

A mi modo de ver, la explicación principal se encuentra en el banquillo y se llama Tom Thibodeau. El ex-entrenador de los Chicago Bulls, tiene en su plantilla a los dos últimos rookies del año (Andrew Wiggins en la temporada 2014-15 y sobretodo a Karl-Anthony Towns, el mejor novato del pasado año). La apuesta de un center cómo jugador franquicia conlleva implícitamente un tipo de juego que apuesta por explorar las vías de ataque que van a hacer brillar a jugadores de este perfil, es decir: ritmo de partido más bajo y posesiones más largas que permitan que el pívot se posicione y busque su espacio para poder jugar con él y que sea éste el que genere el juego. Y si el juego se genera a través del pívot y éste provoca ayudas de los exteriores, los guards y forwards deben estar preparados para castigar con tiro de tres, buscando la espalda de sus pares o atacando el aro tras recibir con ventaja. Ricky no es buen lanzador de tres, y aunque es un jugador inteligente capaz de buscar y atacar espacios, no tiene un físico privilegiado al choque.
En este tipo de juego más pausado, la principal baza de Ricky con un center atlético como Towns que continúa bien hacia el aro, es el juego de pick&roll. Desgraciadamente, en la liga ya es conocido su bajo porcentaje de tiro y normalmente las defensas de Ricky le flotan descaradamente, además de pasar la mayoría de picks por detrás.

En resumen, parece que quedan lejos los tiempos de Rick Adelman o Sam Mitchell en que el ritmo de partido era mucho más alto y repleto de transiciones rápidas, juego en el que Ricky se siente como pez en el agua.

En mi opinión, los números de Ricky en el año actual mejorarán si no en el tiro, en datos normalmente positivos para él cómo asistencias y recuperaciones. A pesar de ello, el entorno de los Wolves parece bastante dividido en cuánto a las opciones de traspasarlo y más aún después de draftear un base cómo Kris Dunn en el número 5 del draft 2016.
Mi percepción es que Ricky puede seguir siendo un fijo en el Top5 de assists y steals si finalmente llegara el traspaso y fuera a parar a un equipo de ritmo alto y que no basara su ataque en generar desde el interior. Rubio es un base con una visión de juego y una clase privilegiadas capaz de regalar pases que pocos PG son capaces de dar en la NBA además de tener una intuición defensiva innata para interpretar dónde va a ir el balón y estirar el brazo antes que nadie. De hecho, si se le descargara de la responsabilidad de anotar, probablemente mejorarían sus porcentajes.

Eso sí, con Thibodeau en el banquillo, creo que lejos de Minnesotta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s