La dinastía de las ya tetracampeonas de la WNBA, Minnesota Lynx

Las Minnesota Lynx se proclaman campeonas de la WNBA 2017 y suman su cuarto anillo (2011, 2013, 2015, 2017), igualando el máximo de títulos que tiene una franquicia con las Houston Comets. En una reedición de la final del año pasado, las de Minnesota disputaron el anillo por sexta vez en los últimas 7 temporadas desde 2012, (solo han faltado a esta cita en 2014), y remontaron a Las Angeles Sparks tras ir perdiendo 1-2 en la serie, venciendo en el quinto y definitivo partido por 85-76.

Las angelinas tuvieron dos match points, el primero de ellos en casa (80-69), y lo desaprovecharon para poder convertirse en el primer equipo que conquista dos WNBA seguidas, algo que no ocurre desde 2002 cuando lo lograron las propias Sparks.

La MVP de la temporada también lo ha sido de las Finales. Sylvia Fowles, dominante en el juego interior, ha conseguido dobles-dobles en los cinco encuentros, aportando 17 puntos y nada menos que 20 rebotes en el último, con 4 asistencias, 3 tapones y 2 robos. Pero la más destacada de este partido fue Maya Moore (18+10), máxima anotadora y liderando la defensa en todo momento.

Las Lynx superaron al fin y al cabo a su rival en todos los aspectos del juego. Jugando en equipo, con velocidad e intensidad siempre tanto las jugadoras del banquillo como las titulares, Minnesota nunca perdió la cabeza del marcador. Además, el quinteto principal también rondó el doble-doble, completado con la base Lindsay Whalen (17+8 asistencias), Seimone Augustus (14+6+6), y Rebekkah Brunson (13+8).

Al descanso ganaban cómodamente por 47-36, pero las Sparks iban a luchar hasta el final y nuevamente entraron en el partido reduciendo la diferencia a cuatro puntos, marchando al último cuarto 60-56. Candace Parker (19+15+5) y Chelsea Gray (15+8 asistencias) volvieron a encomendarse a su equipo pero echaron en falta a Ogwumike, que se quedó en 11 tantos y no pudo disputar los instantes decisivos, ya que fue eliminada por faltas a falta de más de cinco minutos por jugarse.

Así, en el último periodo Minnesota pudo recuperar los diez puntos de ventaja (79-69) aprovechando las numerosas pérdidas de balón de las angelinas (15). Sin embargo, las Sparks no habían dicho su última palabra y apretaron las tuercas con un parcial de 7-0 en 22 segundos.

Pero Moore tiró de galones y gracias a una brillante penetración acabada con un tiro en suspensión, encestó la canasta decisiva para poner un 81-76 muy complicado de levantar. Fowles sentenció desde la línea de tiros libres para poner el definitivo 83-76.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s