Un Real Madrid muy serio tumba al Panathinaikos por 92-75

logo

Excelente partido de Causeur siendo el máximo anotador con 26 puntos. Con esta victoria, los blancos refuerzan sus opciones de acabar la fase regular entre los cuatro primeros.

El envite no era fácil y menos, contra un equipo griego. A ello, se sumaba la baja por lesión de Luka Doncic, pero el Real Madrid jugaba en casa y era sabedor de la importancia de la victoria. No fue para menos. Ambientazo de noche europea vivido en el Wizink y otro triunfo más después de un adusto partido. A falta de cinco jornadas para el final, el equipo de Pablo Laso (15-10) tratará de arrebatar la cuarta plaza al Zalgiris Kaunas (15-9), que se las verá con Fenerbahçe esta jornada. Y en el horizonte, un Real Madrid vs Zalguiris…

La buena puesta en escena del Real Madrid se vio plasmada con un parcial de 8-0 en los primeros tres minutos. La buena defensa de Taylor y la intimidación de Tavares hicieron su efecto. Xavi Pascual, perfecto conocedor del que una vez fue su eterno rival, empezó a mover el banquillo. Las entradas de Denmon y el exmadridista Rivers revitalizaron a su equipo, que encontró la forma de eludir al gigante blanco: jugándosela al triple. Anotaron cuatro en cuatro minutos para meterse en el partido con un parcial de 2-16. En el Madrid sólo Causeur, que no jugó ni un minuto en el primer cuarto, parecía tener claras las ideas. Él solo, con 11 puntos, contestaba a las embestidas de Rivers y sobre todo de Mike James, por momentos imparable. Tavares y Campazzo se subieron al carro del francés para permitir a los suyos mantener una mínima renta al descanso (38-37, min 20), pese a haber cedido 11 rebotes ofensivos.

Otra buena salida de vestuarios del Real Madrid, con un parcial de 8-2 ponía el 46-39 en el marcador y Xavi Pascual tenía que parar el partido. Tras el tiempo muerto griego, Rivers clavó su cuarto triple sin fallo, parecía haber surtido efecto, pero no fue así. El partido se descontroló un poco y el Madrid supo sacar provecho, con Causeur de nuevo, Campazzo y Tavares, para alcanzar una ventaja ya considerable (56-42, m.26). Sólo Mike James, incontenible incluso para Campazzo, espléndido en defensa, impidió que el Panathinaikos arrojase la toalla. El estadounidense, eléctrico, imprevisible y letal cuando está on fire, anotó nueve puntos consecutivos para que su equipo no claudicase del todo (60-53, min 30).

El último cuarto se inició con una pillería del “Facu”. Antes de que se pusiera el balón en juego, el argentino le sacó una falta a Nick Calathes. Técnica, tiro libre y posesión para el Real Madrid. Ahí comenzó el principio del fin para el equipo del OAKA. La cuarta falta del base griego hizo emerger la figura de Mike James. El intercambio de golpes era constante y tan solo Felipe Reyes fue capaz de aguantar el tipo ante las embestidas del ex NBA. Un ‘2+1’ y dos canastas de raza en ataque del cordobés sirvieron para mantener la distancia y no tener un final de partido de infarto. La emoción se acabó en cuanto Causeur, el protagonista indiscutible del partido, irrumpió de nuevo en el juego para anotar siete puntos (triple incluido) que rompieron definitivamente el partido (86-71, min 38) y dejaron a los de Laso a expensas de lo que suceda hoy entre lituanos y turcos. Así, el Madrid dio un gran paso para poder terminar entre los cuatro primeros y con factor cancha en los cuartos de final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s