Va por ti, Kobe. LeBron y Davis devuelven a Lakers a lo alto con su 17º anillo


Posiblemente ha sido uno de los año más duros de la NBA. Empezó con las durísimas pérdidas de David Stern y de Kobe Bryant, le siguió la pandemia por coronavirus que tuvo que aplazar la liga durante casi cinco meses, y obligando a preparar a contrarreloj la llamada “burbuja de Orlando“. Pero al final resultó todo un éxito, sin mayores incidentes, aunque con un boicot entre medias de los Playoffs ante la difícil situación racista en Estados Unidos.


Desde el 30 de julio disfrutamos de nuevo del mejor baloncesto en Disney World, con una postseason histórica que se ha coronado con el 17º anillo de Los Angeles Lakers, empatando a sus grandes rivales, los Boston Celtics, siendo ambas franquicias las más laureadas de la historia de la NBA. Los angelinos vuelven a lo más alto tras diez años de travesía en el desierto, desde que el eterno Kobe Bryant junto a Pau Gasol consiguieron su segundo anillo consecutivo en 2010. Bonito homenaje el que se le ha podido dar a la inolvidable “Mamba Negra” en el año de su inesperado fallecimiento. Y en una temporada tremendamente complicada pero que se ha podido culminar por todo lo alto y con mucho y muy buen basket.


Históricos Playoffs e histórico LeBron

LeBron James sigue registrando su nombre en los diferentes libros de récords de la NBA. Se convirtió en el jugador con más partidos en Playoffs (260), superando a Derek Fisher, y consiguió su cuarto anillo a la vez que su cuarto MVP de las Finales, en la décima ocasión que luchaba por el título. Además, es el primer jugador que logra dicho MVP con tres franquicias distintas: Miami Heat, Cleveland Cavaliers y Lakers.


“El Rey” también puso punto y final a la temporada 2019/2020 con un nuevo triple-doble, de 28 puntos, 14 rebotes y 10 asistencias, el 28º triple-doble en Playoffs que consigue y situándose a solo dos de Magic Johnson (30), máximo de la historia. Asimismo, junto a Danny Green (Spurs en 2014, Raptors en 2019 y Lakers) se unen al selecto club de jugadores con tres anillos en tres equipos diferentes. En dicho club solo se encontraban John Salley (Pistons, Bulls y Lakers en 2000) y Robert Horry (Rockets, Lakers y Spurs, el último en 2007), hasta ahora.


Saltando ya a la eliminatoria que ha decidido al campeón del 2020 en la NBA, los Miami Heat se rindieron en el sexto partido ante una defensa magistral del equipo de Frank Vogel, entrenador que en el año de su estreno ha devuelto a la gloria a los Lakers. La franquicia de Florida sucumbió por 106-93, y no pudieron hacer nada en todo el encuentro donde llegaron a estar 30 puntos abajo en el marcador.


Esta derrota no quita la meritoria temporada de los Heat, quienes terminando cuartos del Este doblegaron a los dos cocos de la conferencia en Playoffs, a los Milwaukee Bucks y a los Boston Celtics. Gran trabajo de Erik Spoelstra, que se ha mantenido en la franquicia de Florida para devolverlos a estar entre los mejores de la liga desde que en 2014 LeBron los llevase a la que habían sido sus últimas Finales hasta ahora. Con unn grupo tremendamente joven, sin su líder anotador Goran Dragic que se lesionó en el primer juego y regresó en este sexto, y con la confirmación de Jimmy Butler como superestrella, los Heat pelearon en todo momento y fueron dignos rivales de esta final.


Sexto partido sin emoción

El último encuentro del año no tuvo mucha historia. En el primer cuarto, el acierto de tres arrimaba a Miami, con dos de ellos de Duncan Robinson que en los primeros minutos empató a 8 puntos. Finalmente, LeBron sumaba ya 9 tantos y los Lakers se iban distanciando (28-20).


Los angelinos dominaban en todos los aspectos del juego. En rebotes capturados, en puntos en la pintura, en anotación al contraataque… Mientras que su defensa secaba los Heat a tener un porcentaje de menos del 40% de acierto en tiros de campo durante prácticamente todo el juego (finalizaron en un 34’2%). Un triple de Rajon Rondo establecía el 33-23, anotando este 9 puntos en 6 minutos en cancha con 4/4 en sus tiros.


Y es que todos los secundarios de Los Angeles estaban aportando, y extrapolaron un parcial de 36-16 en el segundo cuarto, colocando la segunda ventaja más grande al descanso de un partido de finales (64-36). Rondo (19+4+4) acumulaba 13 puntos en la primera parte, Anthony Davis (19+15) sumó 15 y un descontrolado Kentavious Caldwell-Pope aportó otros 15 de los 17 puntos que terminó consiguiendo, con dos triples seguidos incluidos.


El partido estaba muerto. Jimmy Butler era incapaz de generar por sí solo (12+7+8), Duncan Robinson tuvo un gran comienzo en el primer cuarto pero no dio más de sí (10), Kendrick Nunn solo aportó 8 puntos desde el banquillo y Tyler Herro no hacía más que fallar lanzamientos (7 puntos con un 3/10 en tiros). Solo tuvo actuación reseñable Bam Adebayo (25+10+5), con quien pudieron mantener el pulso en el tercer cuarto para evitar que la sangría fuese a más (87-58).


En los últimos doce minutos los Heat se encargaron de maquillar el marcador. Arrancaron con un parcial de 9-3 que ponía un 90-69. Pero pasaban los minutos y la diferencia era muy alta, mientras la defensa angelina seguía haciendo estragos al ataque de Miami. Un triple de Herro establecía el 101-81 a dos minutos y medio del final, pero ya Butler marchaba al banquillo con los Heat totalmente rendidos ante la asfixiante acción defensiva de su contrincante.


LeBron, Davis y Rondo, principales artífices de la exitosa temporada de Lakers

Mientras Miami conseguía un parcial inservible de 35-19 en el último cuarto, Davis y LeBron celebraban en la banda el ansiado título. Un Davis que concluyó las Finales de la NBA con promedios de acierto superiores a 50-40-90, anotando más de 20 puntos (57’1% en tiros de campo, 42’1% en triples y 93’8% en libres). Se une a Kevin Durant (2017, 2018), Chauncey Billups (2004), Penny Hardaway (2005) y Magic Johnson (1987) como los únicos jugadores en lograr esta salvaje estadística.


El MVP como ya hemos dicho fue para un LeBron que sigue imparable a sus 35 años ya. No tuvo rival en la pelea por el mejor de la serie, pues Davis tuvo un par de encuentros “malos” durante la eliminatoria, y “El Rey” concluyó cerca del triple-doble de media: 29’8 puntos, 11’8 rebotes y 8’5 asistencias.

Nos falta por contar una última historia muy peculiar. La protagoniza Rajon Rondo. En 2008 consiguió coronarse con los Celtics, ganando el 17º título de los de Massachusetts, y ahora consigue también el 17º de Lakers. Es el único jugador en la historia que logra anillos con sendas franquicias, pues Cylde Lovellette lo consiguió pero estando los Lakers aún en Minneapolis. Además, el base se proclama máximo asistente desde el banquillo en unos Playoffs con 105 asistencias desde la temporada 1970/1971, superando las 95 del argentino Manu Ginóbili en 2014.


Concluye un año atípico y difícil donde especialmente nos dolió la marcha accidental de Kobe Bryant. Pero al menos hemos tenido un emotivo homenaje, con su amigo LeBron encargándose de retornar a la franquicia de su corazón, la del morado y púrpura, a donde debe estar. En la lucha por el anillo, en la consecución de un nuevo título. Va por ti, Kobe.


Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s