Previa NBA Conferencia Este 2020/2021


Año excepcional el que vivimos la pasada temporada por culpa de la pandemia por Covid-19. Como todo el deporte, la NBA se detuvo en marzo, aunque pudo reactivar su acción en la Burbuja de Orlando en verano para coronar finalmente a Los Angeles Lakers como nuevos campeones de la liga.

De esta forma, la temporada 2020/2021 comienza mucho más tarde, en plena Navidad (22 de diciembre). En la nueva campaña, los equipos jugarán un calendario de diez partidos menos de los habituales, 72, jugando cada uno tres encuentros ante sus rivales de Conferencia y dos frente a los de la otra Conferencia. La fase regular estará bien dividida en dos partes, la segunda iniciada el 11 de marzo, y no habrá All-Star Weekend. Como tuvimos en Orlando, del 18 al 21 de mayo se efectuará un Play-in para acceder a los Playoffs que tendrán lugar entre el 22 de mayo y el 22 de julio del 2021. Sin dejar de lado las reprogramaciones de partidos que podrán ocurrir debido a los contagios que se sucederán.

Vamos a analizar en este artículo cada franquicia de la Conferencia Este de cara al nuevo curso a modo de previa. A los Giannis Antetokounmpo, Jimmy Butler, Ben Simmons, Jayson Tatum, Kevin Durant o Trae Young, se une esta temporada Russell Westbrook como otro jugón más que disfrutar en la conferencia por primera vez. Una conferencia muy incierta con muchos movimientos entre los equipos de mediana y baja tabla, en busca de acabar con el dominio impuesto por los Bucks y los Raptors en temporada regular de los últimos años. Aunque el último título del Este se lo anotaron unos sorprendentes Miami Heat.

Seguiremos para estas previas los resultados del Draft NBA 2020 que se realizó de manera virtual a mediados de noviembre, y cómo quedan las plantillas tras los últimos movimientos en la agencia libre. No obstante, esta puede que no deje de sorprendernos aún ya publicado el artículo, lo que podría hacer variar las opciones de cada equipo.



TORONTO RAPTORS (53-19, 2º)

Quién nos iba a decir que los campeones del 2019, un año después sin Kawhi Leonard iban a competir en lo más alto del Este. Trabajazo del entrenador Nick Nurse que supo encontrar armonía en un grupo que llevó a los siete partidos a los Celtics en las Semifinales de Conferencia, quedando muy cerca de repetir presencia en la Final del Este.

Veremos qué es de estos Raptors que sufrieron las bajas de los españoles Serge Ibaka y Marc Gasol, además del ala-pívot Rondae Hollis-Jefferson. Así, se vieron obligados a reestablecer su pintura trayendo al australiano Aron Baynes, quien en su último año en Phoenix realizó sus mejores números (11’5+5’6+1’6). Y también ficharon al center Alex Len, en una pintura donde Pascal Siakam seguirá siendo el eje vertebral de Toronto. El camerunés se fue hasta los 22’9 puntos, 7’3 rebotes, 3’5 asistencias, 1 robo y 0’9 tapones de promedio. Aunque en Playoffs fue anulado y dejó mucho que desear.

En las posiciones de guards tienen más tranquilidad, con el incondicional Kyle Lowry siguiendo a muy buen nivel, anotando y repartiendo juego como siempre, aunque en 2021 será agente libre. El foco estará en el undrafted Fred VanVleet, que consiguió el contrato más grande de la historia para un no drafteado, 4 años y 85 millones de dólares. Y todo gracias a que en 2020 alcanzó los 17’6 puntos y 6’6 asistencias de media en regular season, 19’6 tantos en Playoffs, y cada vez teniendo más minutos sobre la pista.

Además, en el juego exterior Toronto tiene más opciones, con Norman Powell buscando su hueco en el quinteto tras un año de 16 puntos por noche en 28 minutos por partido, y con Patrick McCaw. También desde el Draft reforzará el base de San Diego State Malachi Flynn. Como alero titular tendrán a OG Anunoby, que aportó más de 10 puntos el año pasado. Sin duda si estos Raptors siguen codeándose en lo alto del Este nos dejarán fascinados a todos. Como un hándicap más, los canadienses iniciarán la temporada jugando en Tampa Bay, debido a las restricciones de viajes entre Canadá y Estados Unidos.


BOSTON CELTICS (48-24, 3º)

Los Boston Celtics no consiguieron dar la talla en la burbuja a pesar de llegar como uno de los máximos favoritos del Este. Y más cuando Milwaukee fue enviado a casa. Cayeron en las Finales de Conferencia y dejaron patente una de las grandes carencias en su plantilla que se mantiene en la presente temporada, los hombres de banquillo.

Sin duda tienen uno de los mejores quintetos de toda la liga, conformado por Kemba Walker, Marcus Smart, Jaylen Brown, Jayson Tatum y ahora con el recién llegado Tristan Thompson, quizás por delante del alemán Daniel Theis quien dio un gran salto en la última temporada. Kemba menguó en sus números el último año (20’4+3’9+4’8) y esperamos volver a ver el máximo nivel del base, mientras que en la burbuja Jaylen Brown se creció. Y ahora los galones de jugador franquicia sin duda alguna son para Tatum, quien además consiguió renovar su contrato por un máximo salarial, 5 años y 195 millones de dólares. El All-Star alzó sus promedios a 23’4 puntos, 7 rebotes y 3 asistencias en temporada regular.

No obstante, la rotación es tremendamente limitada en Boston. Solo han sabido reforzarse con Jeff Teague, y desde el Draft aterrizan Aaron Nesmith y Payton Pritchard, que por ver está lo que pueden aportar en la NBA. Sumando las bajas de Gordon Hayward y Enes Kanter, el entrenador Brad Stevens poco más puede estirar el chicle. Tendrá que apechugar el año dando minutos a Romeo Langford, Grant Williams o Robert Williams III.


PHILADELPHIA 76ERS (43-30, 6º)

Decepción en Pensilvania. Eso ocurrió durante la burbuja cuando los Philadelphia 76ers cayeron a las primeras de cambio y por un inmediato 4-0 ante los Celtics. Ahora afrontan una temporada algo más que diferente. Doc Rivers toma el mando del vestuario y a su vez los 76ers se movieron bastante en la agencia libre.

Dieron largas a titulares como Josh Richardson y Al Horford, entre otros, y se hicieron con los servicios de Seth Curry y su 45% en triples, y un 3&D que tanto echan en falta recién proclamado campeón de la NBA, Danny Green. Ambos apuntan a la titularidad desde el primer juego.

Un quinteto donde se mantienen los tres comandantes de Philadelphia, Joel Embiid, Ben Simmons y Tobias Harris. Como segunda unidad, tendrán a Terrance Ferguson, Matisse Thybulle, Furkan Korkmaz y el drafteado Tyrese Maxey para el backourt. En el frontcourt no hay mucho de dónde sacar. Continúa Mike Scott y se trajeron a otro campeón de los Lakers, Dwight Howard, con un rol totalmente secundario pero que puede ser muy importante para cubrir a Embiid cuando no esté sobre la pista. Doc Rivers tiene muchas nuevas armas válidas para hacer que los 76ers vuelvan a ser contenders de todo.


BROOKLYN NETS (35-37, 7º)

Seguimos con todo el hype puesto sobre la franquicia de Brooklyn Nets, que ahora tiene como entrenador a Steve Nash. Y todo por la vuelta esperada de Kevin Durant tras un año en blanco por su lesión del tendón de Aquiles. Y todos sabemos de las capacidades de Durant sobre la pista, tantas que puede hacer desde ya a los Nets aspirantes al menos a estar en la puja por el Este. La pega, que viene de una larga ausencia y que cuenta con 32 años ya.

Y si a eso le sumas cierta estabilidad física a Kyrie Irving, y que este jugón regrese regularmente a su mejor nivel, en Brooklyn van a disfrutar mucho las noches que jueguen partidos. En el último curso solo disputó 20 encuentros, pero promedió hasta 27’4 puntos y 6’4 asistencias.

Aún así, sin ambas estrellas los Nets consiguieron colarse en Playoffs, encomendándose en un sorprendente Caris LeVert que dio mucho de qué hablar durante la burbuja. Junto a él se mantendrá un renovado Joe Harris (4 años por 75 millones) y DeAndre Jordan al poste. También la rotación sigue intacta, con Spencer DinwiddieJarrett Allen Taurean Prince como los nombres más relevantes del banquillo. Se reforzaron además con el escolta Landry Shamet.


NEW YORK KNICKS (21-45, 12º)

La fortuna sigue sin acompañar a los New York Knicks. En la lotería del Draft cayeron al octavo lugar y escogieron al mejor jugador de la última temporada NCAA, Obi Toppin. Y en la agencia libre apenas se movieron con éxito para cambiar el rumbo de la franquicia de “La Gran Manzana”. Distinta película, mismo guión.

El papelón recae ahora sobre Tom Thibodeau. Un equipo que sigue sin una dirección consistente, con Elfrid Payton sin ir más allá de los 10 tantos por encuentro, y con Frank Ntilikina que no termina de convencer. Para el puesto de base eligieron en el Draft a Immanuel Quickley, para sorpresas de muchos en primera ronda.

La firma más positiva es la de Austin Rivers, un seguro con mucho rodado ya por la liga. Mientras dejaron marchar a Bobby Portis y a los veteranísimos Taj Gibson y Wayne Ellington, también se hicieron con Alec Burks, que viene de un grato paso por los Warriors y Philadelphia, y con Nerlens Noel. Este reforzará una pintura que sigue sin dueño, donde Mitchell Robinson apunta a titular y Julius Randle permanece como la única garantía de estos Knicks. Fue el que más tiró del carro neoyorkino con 19’5 puntos de media. Y solo lo secundó, en cierta forma, el ya no rookie R.J. Barrett con 14 tantos por partido. El canadiense debe ser quien lleve la voz cantante de la franquicia.

Con el flojo plantel que presentan, más dudas vemos aún en la segunda unidad. Reggie Bullock, Dennis Smith Jr., Kevin Knox II y el recién llegado Michael Kidd-Gilchrist acapararán los minutos restantes de unos Knicks abocados a un año más de travesía por el desierto. Al no ser que Toppin irrumpa con fuerza demostrando desde el minuto uno la misma capacidad atlética y el mismo juego explosivo que nos enseñó en la universidad, y eso nos anime algo para ver con ganas a los de New York.



MILWAUKEE BUCKS (56-17, 1º)

El flamante MVP de la NBA por segundo año seguido, acabó con todos los rumores de su posible marcha de Milwaukee. Los Bucks renovaron con el contratazo más alto de la historia, 228 millones de dólares en cinco temporadas recibirá Giannis Antetokounmpo. Además, viene de una temporada de coquetear con los 30 puntos de promedio (29’5+13’6+5’6).

Sin embargo, la franquicia de Wisconsin vivió una decepción durante la burbuja, viendo cómo sus Bucks estuvieron irreconocibles y caían en Semifinales de Conferencia tras solo cinco partidos ante unos sorprendentes Heat. Habría sido fatídico si se hubiera marchado el griego, pero al final no es así y el equipo de Mike Budenholzer podrá permanecer en la élite de la liga.

Como gran segunda espada cuentan con un Khris Middleton que volvió a auparse a más de 20 puntos de promedio. Y bajo aros permanece Brook López, quien sigue mejorando su tiro de tres, y como escolta figura Donte DiVincenzo en su tercer año en la NBA, que viene de un curso más que notable.

No obstante, los Bucks fueron desmantelados en la agencia libre, yéndose sus bases titulares y hombres interiores importantes. Soltaron a Eric Bledsoe y George Hill, a Wesley Matthews, Kyle Korver, Ersan Ilyasova y al otro López, Robin. Para los puestos de guards cuentan ahora con Jrue Holiday, quien saldrá en el quinteto de inicio, y D.J. Augustin. La rotación la acapararán en el backcourt Torrey Craig y un interesante Bobby Portis que lleva tres temporadas seguidas por encima de los 10 puntos. Portis será el único relevo confiable de Brook en una zona bastante huérfana. Desde el Draft llega Jordan Nwora, un alero de quien esperan que aproveche los huecos generados para ser peligroso en el triple. Todo si consigue ganarse minutos en estos Bucks que veremos cómo se adaptan a tantos cambios sufridos.


INDIANA PACERS (44-29, 5º)

Nueva temporada con los Indiana Pacers siguiendo la misma estructura de equipo. Una estructura que apenas les ha servido para clasificar a los Playoffs en los últimos cinco años, pero cayendo siempre a las primeras de cambio, tres de ellas por un 4-0 rápido. La única diferencia de una temporada a otra es el cambio de entrenador, pues se fue Nate McMillan y ahora se estrenará Nate Bjorkgren.

La figura de los Pacers sigue encarnada en un Victor Oladipo que viene de efectuar su peor campaña (14’5+3’9+2’9) sin contar su año rookie, y entrando en el último año de contrato. Eso puede hacer al menos que el escolta intente revalorizarse en busca de un posible máximo salarial. Junto a él permanecen Malcolm BrogdonJeremy Lamb T.J. McConnell como hombres del juego exterior, y Myles Turner, el sorprendente T.J. Warren que nos maravilló en la burbuja y Doug McDermott para el interior.

Se merece que hablemos a parte de él Domantas Sabonis. Llegó a ser All-Star la temporada pasada, promediando 18’5 puntos, 12’4 rebotes y 5 asistencias por noche. Fue el jugador más destacado de unos Pacers que parecen estar encarcelados a lo de siempre, a entrar entre los ocho mejores del Este pero sin poder mirar más allá.


CHICAGO BULLS (22-43, 11º)

Un año más de esperanzas para los Chicago Bulls que se olvidan de las enseñanzas de Jim Boylen para obedecer ahora a Billy Donovan, en su primera temporada NBA fuera de Oklahoma. Deben ir acercándose ya a los puestos de Playoffs, si no quieren que se les siga pasando el arroz con un grupo lleno de jóvenes talentos. Y todo a sabiendas que el año que viene contarán con muchísimo espacio salarial. Además, se respira un nuevo aire positivo entre la plantilla después del cambio de rumbo que la franquicia por fin decidió tener, cambiando a John Paxson y Gar Forman por Arturas Karnisovas y Marc Eversley, nuevos vicepresidente ejecutivo y General Manager respectivamente.

2020 fue el año del descubrimiento del rookie Coby White, dueño del puesto de base en Chicago que acabó la temporada interrumpida con sus últimos nueve partidos disputados anotando 19 puntos o más, y tres de ellos seguidos con más de 30, y como suplente. También hay confianzas sobre el pívot Wendell Carter Jr., quien rondó el doble-doble de promedio (11’3+9’4). Mientras Zach LaVine sigue perfilado como el hombre franquicia de estos Bulls, tras cosechar la mejor temporada en números de su corta carrera (25’5+4’8+4’2+1’5 robos).

La parte negativa se la lleva un Lauri Markkanen que se vino abajo en la 2019/2020 y tuvo peores actuaciones que incluso en su año de estreno. Debe regresar a su mejor nivel para volver a ser parte del alma de este equipo. Mientras, veremos qué ocurre con la apuesta en Draft desde el pick 4, Patrick Williams, quien no se esperaba tan alto. Es un alero polivalente capaz de hacer daño tanto fuera como dentro de la zona, y disputará a Otto Porter Jr. la titularidad. Si lo consigue, serán muy buenas noticias para Chicago.

Como fondo de armario continúan un más que válido Tomáš Satoranský que consiguió todos sus máximos en el último curso, Ryan Arcidiacono, el recién llegado veterano Garrett Temple, Thaddeus YoungChandler Hutchinson y Daniel Gafford. Este último resultó ser un ala-pívot rookie sobre el que también hay muchas expectativas.


DETROIT PISTONS (20-46, 13º)

Otra temporada transitoria les espera a los Detroit Pistons. Poco de lo que presumir y mucho por hacer. Blake Griffin, su jugador más destacado, apenas pudo disputar 18 partidos en la última temporada, y el segundo nombre más sonoro lo encontramos en… Derrick Rose. Un Rose que al menos sigue dejándonos ver la enorme calidad que las lesiones nos ha impedido disfrutar, y ya con 32 años viene con unos promedios de más de 18 puntos por noche por segunda temporada seguida.

Y el único gran movimiento es el fichaje de Jerami Grant, quien al menos nos dejó grandes actuaciones en la burbuja y defendió como el que más en los Nuggets que llegaron a la Final del Oeste. Al margen del ala-pívot, las esperanzas recaerán en las promesas llegadas vía Draft. En el puesto 7 eligieron al francés Killian Hayes, quien compartirá el puesto de base con Rose. Y desde el lugar 19 llega el versátil Saddiq Bey desde Villanova.

Tuvieron un pick más de primera ronda, el 16, desde donde eligieron a Isaiah Stewart, un center con un físico que parece listo ya para la NBA. Y es que durante la última temporada liberaron a Andre Drummond, y parecieron abocados a cubrir ese gran hueco en la pintura que dejó el pívot. Además de Stewart ficharon a Mason Plumlee y Jahlil Okafor, a parte del guard Delon Wright. Pero todo movimiento tiene su precio, y es que se fueron Luke Kennard, el prometedor Christian Wood o Tony Snell, entre otros.

Lo más llamativo para ver de estos Pistons en la nueva temporada, al margen de los rookies, será ver la progresión de Svi Mykhailiuk y Sekou Doumbouya, este último en su segundo año profesional. Encima, apenas tienen margen salarial para mover piezas en 2021.


CLEVELAND CAVALIERS (19-46, 15º)

Otro año más que pasa en Cleveland sin mayores ilusiones. La franquicia que asumió a mitad de temporada el entrenador J.B. Bickerstaff sigue en reconstrucción con un núcleo tremendamente joven. Al menos hay motivos para ser positivos, ya que bajo la dirección del nuevo head coach, de los once partidos que presenció ganó cinco.

El estandarte de los Cavaliers permanece en la figura de Kevin Love, aunque Collin Sexton va dando pasos para asumir dichos galones desde el puesto de base. El egresado en Alabama mejoró sus números en su temporada sophomore, pasando de 16’7 a 20’8 puntos de promedio de un año a otro, y con un 38% en triples se postura como una doble amenaza, tanto atacando el aro como desde el exterior. Siguiendo a la juventud, en el curso interrumpido del 2019/2020 se estrenaron los rookies Darius Garland (titular con 12’3 puntos y 3’9 asistencias de media) y Kevin Porter Jr. (10 tantos desde el banquillo).

Grupo al que se une el novato alero Isaac Okoro, experto defensor. Y al que se anexó durante la última temporada Andre Drummond, para dar cierta tranquilidad en el puesto de pívot tras la marcha del incondicional Tristan Thompson en los Cavaliers. Para el fondo de armario firmaron a Damyean Dotson y a Matthew Dellavedova, además de conseguir el traspaso de JaVale McGee. Cedi Osman y Larry Nance Jr. continuarán dando flexibilidad a las posiciones de forward mientras los jóvenes no pidan su sitio en la liga con claridad.



MIAMI HEAT (45-28, 4º)

El flamante campeón de la Conferencia Este para sorpresa de todos. Miami Heat se coló en las Finales de la NBA y, tras perderlas ante los Lakers, en Florida sueñan con que los de Erik Spoelstra continúen trabajando en la misma dirección en busca de, por qué no, el ansiado anillo. Durante las Finales sufrieron las lesiones de Goran Dragic y Bam Adebayo, lo que quedó a los Heat en “bolas” para plantar cara al equipo de LeBron.

Todo el núcleo se mantiene. Jimmy Butler como absoluta estrella del equipo y de la liga, y un novato Tyler Herro que a veces parecía no tan novato. Dragic da la creación de juego y Adebayo impone su ley bajo aros, tras su tercera temporada en la NBA que casi duplicó su aportación (15’9+10’2+5’1+1’3 tapones). Como segundas espadas, los también rookies Kendrick Nunn que maravilló especialmente durante la regular season (15’3 puntos por noche), y Duncan Robinson, aunque este en Playoffs se desinfló en sus triples, bajando del 44’6% que tuvo en temporada a un 39’7% en postseason. Sin duda atinaron inesperadamente con estos undrafted.

También es de mencionar a Kelly Olynyk y Meyers Leonard como rotación en la pintura, pero algo insuficiente, donde se unirá el nuevo rookie Precious Achiuwa. La única baja notable fue la de Jae Crowder, a quien reemplazarán con Maurice Harkless, y obtuvieron a Avery Bradley desde el equipo que enfrentaron en las Finales.

Como curiosidad, Udonis Haslem fue renovado una temporada más, su 18ª con 40 años, gracias a su valiosa aportación en los vestuarios y como principal mentor. Los mismos Heat que llegaron a luchar por el anillo deben de dar ese paso adelante para ser serios aspirantes al título y no quedar la última temporada como una simple casualidad. Unos Heat de gran defensa con talento ofensivo, que trabajan como un equipo muy sólido sin individualidades destacadas más allá del liderazago del bueno de Jimmy Butler.


ORLANDO MAGIC (33-40, 8º)

Steve Clifford continúa sacando petróleo de unos Orlando Magic que llevan dos clasificaciones consecutivas a Playoffs. Su mayor estrella sigue siendo el montenegrino Nikola Vucevic, quien tuvo promedios de hasta 28 puntos y 11 rebotes por encuentro en la eliminatoria con los Bucks. Pero continúa siendo insuficiente para plantar cara a los cocos del Este.

Confían en que Markelle Fultz demuestre todo lo que se esperaba de él cuando llegó a la liga en 2017 como número uno del Draft. Ciertos destellos dejó en la última temporada con sus estadísticas más altas (12’1+3’3+5’2+1’3 robos), y para el nuevo curso será secundado por un jugador rookie que posiblemente rompa los pronósticos, Cole Anthony. Este jugador llega después de una muy mala temporada de su universidad, North Carolina, y de una lesión que le impidió jugar varios encuentros, pero al inicio del curso optaba a top-5 del Draft por su tremenda capacidad anotadora y de liderazgo.

Más allá de esto, poco más podemos contar que sea nuevo por Orlando. Se marchó D.J. Augustin y firmaron a Dwayne Bacon. Por lo demás, continúan los titulares Evan Fournier, James Ennis III y Aaron Gordon, con la segunda unidad liderada por Michael Carter-Williams, Terrence Ross, el mejorado Jonathan Isaac y Mo Bamba. Así, Clifford cuenta aún con un grupo inconsistente para aspirar alto pero que como equipo defensivo pone en serios aprietos a sus rivales, mientras esperan con ansias la recuperación total de Al-Farouq Aminu y ven qué puede aportar el novato de primera ronda Chuma Okeke.


WASHINGTON WIZARDS (25-47, 9º)

Nuevos aires llegan a la capital estadounidense. Los Washington Wizards cierran una época con John Wall a quien traspasaron por nada menos que Russell Westbrook, tras una temporada sin lucir por Houston. Ahora tomará las riendas del equipo de Scott Brooks, junto a otra estrella más que confirmada, Bradley Beal. El escolta alzó sus promedios a los 30’5 puntos, 4’2 rebotes y 6’1 asistencias en la última campaña en la que Wall estuvo ausente por lesión.

Además, eligieron alto en el Draft y se hicieron con la perla israelí, Deni Avdija. Un alero a quien se le ha llegado a comparar con Luka Doncic, y que aparentemente tiene un techo altísimo. Bajo el poste continuarán el letón Davis Bertans quien en su primer año fuera de San Antonio engordó sus números (15’4+4’5 en 29 minutos de juego), y Thomas Bryant, otro a quien se le presupone un gran futuro.

Se rodearán además de piezas más que resultantes como Ish Smith, el japonés Rui Hachimura que tuvo un buen año rookie o Jerome Robinson. Se fueron habituales como Ian Mahinmi, C.J. Miles o Shabazz Napier, mientras que trajeron a Raul Neto para rotar como base puro, y el veterano Robin López, cumplidor como secundario para la pintura. Desde la segunda ronda del Draft además optaron por Cassius Winston, líder absoluto de Michigan State en los últimos años y que si se adapta rápido a la NBA puede tener su aporte en Washington. Unos Wizards esperanzados en el hacer de Westbrook y Beal para volver a luchar con los grandes del Este.


CHARLOTTE HORNETS (23-42, 10º)

Parece que Gordon Hayward tiene un nuevo proyecto que liderar, con el permiso del número tres del Draft, LaMelo Ball. Nuevas ilusiones llegan a la franquicia de Michael Jordan, con un jugador sobre el que esperamos que vuelva ya a ser la estrella en la que se convirtió en Utah, y con un nuevo hermano Ball con talento a rebosar. Y así lo esperan los Charlotte Hornets, otorgando a Hayward un contrato de estrella, de 120 millones de dólares para 5 años. Al menos las lesiones dejaron entrever luz del alero en su última campaña en Boston, con promedios de 17’5+6’7+4’1en 33’5 minutos por noche.

Aún así, no hay mucho que rebuscar por la franquicia de Carolina. Dejaron el equipo Nicolas Batum tras cinco años incondicionales, Willy Hernangómez, Marvin Williams, Michael Kidd-Gilchrist y Dwayne Bacon. Y como únicos refuerzos reseñables a parte de Hayward, los jugadores que llegan desde el Draft. Al margen de LaMelo, a quien darán la batuta del equipo desde ya, draftearon a un pívot de vieja escuela, Vernon Carey Jr., y a otro center como el jamaicano Nick Richards desde Kentucky.

Por lo demás, todo igual. Terry Rozier no ha sido capaz de acaparar los focos como él quería aunque dio un salto cuantitativo con 18 puntos, 4’4 rebotes y 4’1 asistencias por juego. La grata sorpresa la dio Devonte’ Graham, quien tuvo números mejores que los de Rozier (18’2+3’4+7’5) y acabó hasta jugando más minutos que él. Para la pintura, James Borrego tendrá que seguir confiando en el ahora sophomore P.J. Washington y en Cody Zeller, con la rotación de Bismack Biyombo

Esperan que algún rookie ofrezca mayores galones que estos que parecen haber llegado a su techo. Malik Monk, Miles Bridges y Jalen McDaniels seguirán teniendo minutos relevantes en unos Hornets que resultan toda una incertidumbre de lo que pueden llegar hacer en la temporada venidera. ¿Acechar el Play-in o un año más en el pozo?


ATLANTA HAWKS (20-47, 14º)

Jugador franquicia, hecho con Trae Young en la dirección. Pintura más que solvente, conseguido con el buenísimo Clint Capela, todo una fortaleza defensiva, y John Collins. Veteranos que den calidad a la vez que experiencia, también logrado a través de los fichajes de Danilo Gallinari y Rajon Rondo. Muchas piezas en los Atlanta Hawks para poder empezar a soñar en un futuro a corto plazo.

Trae estuvo intratable en los 60 juegos que disputó de temporada regular en su segundo año, promediando hasta 29’6 puntos, 3’9 rebotes y 8’6 asistencias. Todo lo que pase en Atlanta gira en torno a él. Y además de Rondo, tendrá el relevo de Kris Dunn, para suplir la baja de Jeff Teague.

 En el Draft consiguieron a Onyeka Okongwu, uno de los mejores interiores de la clase. Y otra amenaza ofensiva consiguen en Bogdan Bogdanovic, quien en su último curso en Sacramento consiguió su mejor aportación, 15’1 puntos de media. Para el backcourt darán rotación Kevin Huerter y Tony Snell, y por el frontcourt tenemos más garantías. A parte de los ya mencionados, los ahora sophomores De’Andre Hunter y Cam Reddish aportaron más de 10 tantos por juego cada uno, y se espera mucho más de ellos aún.


Para terminar, vamos a ser atrevidos y os dejo con mi pronóstico de cómo acabaría para mí la clasificación de la Conferencia Este. Recordad que este año también hay Play-in, de cuatro equipos. Será con una eliminatoria entre el 7º y el 8º, en el que se determinará un clasificado directo a los Playoffs. La otra será entre el 9º y el 10º, y el ganador se medirá al que pierda del otro duelo, dando una doble oportunidad de clasificación al 7º u 8º clasificado.

  1. Boston Celtics
  2. Miami Heat
  3. Milwaukee Bucks
  4. Philadelphia 76ers
  5. Brooklyn Nets
  6. Washington Wizards
  7. Toronto Raptors
  8. Indiana Pacers
  9. Charlotte Hornets
  10. Atlanta Hawks
  11. Chicago Bulls
  12. Orlando Magic
  13. Detroit Pistons
  14. New York Knicks
  15. Cleveland Cavaliers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s