Previa NBA Conferencia Oeste 2020/2021


Año excepcional el que vivimos la pasada temporada por culpa de la pandemia por Covid-19. Como todo el deporte, la NBA se detuvo en marzo, aunque pudo reactivar su acción en la Burbuja de Orlando en verano para coronar finalmente a Los Angeles Lakers como nuevos campeones de la liga.

De esta forma, la temporada 2020/2021 comienza mucho más tarde, en plena Navidad (22 de diciembre). En la nueva campaña, los equipos jugarán un calendario de diez partidos menos de los habituales, 72, jugando cada uno tres encuentros ante sus rivales de Conferencia y dos frente a los de la otra Conferencia. La fase regular estará bien dividida en dos partes, la segunda iniciada el 11 de marzo, y no habrá All-Star Weekend. Como tuvimos en Orlando, del 18 al 21 de mayo se efectuará un Play-in para acceder a los Playoffs que tendrán lugar entre el 22 de mayo y el 22 de julio del 2021. Sin dejar de lado las reprogramaciones de partidos que podrán ocurrir debido a los contagios que se sucederán.

Vamos a analizar en este artículo cada franquicia de la Conferencia Oeste de cara al nuevo curso a modo de previa. Un Oeste que sigue más salvaje aún. LeBron James y Anthony Davis con un equipo más reforzado, Kawhi Leonard y Paul George en busca de resarcirse, al igual que Stephen Curry y sus Warriors. James Harden con John Wall, el intratable Damian Lillard o los Nuggets que quieren seguir soñando a través de Nikola Jokic y Jamal Murray. Y los emergentes Luka Doncic, Devin Booker, Donovan Mitchell, Zion Williamson o el número 1 del Draft Anthony Edwards tampoco los podemos dejar de lado ni mucho menos. Sin duda rebosan las estrellas.

Seguiremos para estas previas los resultados del Draft NBA 2020 que se realizó de manera virtual a mediados de noviembre, y cómo quedan las plantillas tras los últimos movimientos en la agencia libre. No obstante, esta puede que no deje de sorprendernos aún ya publicado el artículo, lo que podría hacer variar las opciones de cada equipo.




DENVER NUGGETS (46-27, 3º)

Solo los Lakers resultaron ser mejores que los Denver Nuggets en la pasada temporada. El equipo de Michael Malone va en la buena dirección y mantienen un bloque muy completo, liderado por el monstruoso Nikola Jokic. El serbio es el alma de este equipo, capaz de hacer de todo y moverse por toda la pista. Además, Jamal Murray dio un paso adelante durante la burbuja. Consiguió sus mejores cuotas en la última temporada (18’5+4+4’8), y en Playoffs llegó a irse hasta los 26’5 puntos de media en 19 juegos.

También cabe destacar a Michael Porter Jr., drafteado en 2018 pero que el último curso fue su año rookie real, y nos dejó varias actuaciones que apuntan a confirmarse como robo de aquél Draft donde cayó hasta el puesto 14 por sus problemas de espalda. El escolta Gary Harris y un renovado Paul Millsap completarán a priori el quinteto titular.

Monte Morris y el argentino Facundo Campazzo, quien por fin decidió dar el salto a la NBA, darán relevo a Murray. También lo hará el nuevo guard  R.J. Hampton, el otro jugador a parte de LaMelo que pasó por el baloncesto australiano antes de presentarse al Draft. En el frontcourt sigue Will Barton, pero parece haber más carencias tras las bajas de los grandes Mason Plumlee y Jerami Grant, este último que parecía tener un pleno ascenso de su juego. Para ello firmaron a JaMychal Green y draftearon a un pívot natural muy ágil como Zeke Nnaji. Con la continuidad de Jokic, Murray siguiendo a un altísimo ritmo anotador y si Porter Jr. se confirma, los límites en Denver se los pondrán ellos mismos, ahora y en un futuro muy esperanzador.


UTAH JAZZ (44-28, 6º)

Nada nuevo por Salt Lake City. La figura principal sigue en Donovan Mitchell, con Mike Conley, Joe Ingles, Bojan Bogdanovic y Royce O’Neal de posibles compañeros sobre la pista. Además del galo Rudy Gobert, amo y defensor del aro. Tuvieron bajas no muy importantes, Emmanuel Mudiay uno de ellos, y solo trajeron de vuelta a Derrick Favors.

Los de Quin Snyder quedaron muy cerca de acabar con Denver en la Primera Ronda, pero al final no pudieron evitar los siete partidos y la eliminación. Todo gracias a la estelar actuación de Mitchell con 36’3 puntos por juego, 5 rebotes y 4’9 asistencias, y renovó además por 5 años y 163 millones. Así, los Utah Jazz mantienen un bloque que debe dar un paso adelante para plantar cara a los mejores del Oeste, y equipo tienen para ello.

Al margen de Favors, continúan Jordan ClarksonGeorges Niang y dará relevo en la pintura el recién drafteado Udoka Azubuike. Pívot que viene de la universidad de Kansas, de origen nigeriano de 2’13 metros de altura y pesado, para desarrollar junto a Gobert. También en segunda ronda apostaron por Elijah Hughes, alero de Syracuse.


OKLAHOMA CITY THUNDER (44-28, 5º)

Definitivamente los Oklahoma City Thunder entran en reconstrucción tras un año ilusionante donde no contaban con entrar en Playoffs y llegar a plantar cara con Chris Paul de máxima estrella. Dejaron marchar al base, además de Steven Adams, Dennis Schröder, Danilo Gallinari, Terrance Ferguson y Nerlens Noel. Y también cambiaron de head coach. Donovan se fue tras cinco temporadas exitosas y su asistente Mark Daigneault toma el cargo. Casi nada. Eso sí, han recibido un sinfín de primeras rondas de Draft para los futuros años.

A un increíble Shai Gilgeous-Alexander le tocará tirar del carro mientras los Thunder intenten llenarse de nuevas promesas en los próximas temporadas. En su segundo año promedió 19 puntos (16’3 en postseason), 5’9 rebotes y 3’3 asistencias. Lo secundará Hamidou Diallo, otro jugador de tercer año que duplicó su actuación en el último curso (6’9+3’6), y Luguentz Dort, sophomore que ganó protagonismo en la burbuja, siendo un buen defensor.

En la pintura, desolada absolutamente por la marcha de Adams, tendremos a Al Horford como titular indiscutible. Para los puestos de forwards tendrán que lidiar con Darius Bazley, el veterano Trevor Ariza, y los altos T.J. Leaf y Darius Miller. El backcourt estará reforzado por George Hill, Ty Jerome y por el francés Theo Maledon, un jugador muy completo llegado desde el Draft pero que necesitará un tiempo de adaptación. Al igual que Aleksej Pokusevski, la joven promesa serbia de solo 18 años.


PORTLAND TRAIL BLAZERS (35-39, 8º)

Vaya equipazo cuentan en Portland, pero el año pasado se toparon con los Lakers a las primeras de cambio. Clasificaron a Playoffs gracias a que recuperaron jugadores en Orlando y pudieron colarse finalmente como octavos de su conferencia. No obstante, su jugador franquicia Damian Lillard tuvo la mejor temporada de su carrera, con 30 puntos, 4’3 rebotes y 8 asistencias entre los 66 partidos que disputó, con un 46’3% en tiros de campo y por primera vez superando el 40% de tres.

Su segunda espada, C.J. McCollum, continúa complementándole a la perfección con más de 20 tantos por noche. Y además, el pívot Jusuf Nurkic ya estuvo de vuelta en la burbuja para controlar una pintura en la que no acabó de convencer Hassan Whiteside, jugador ahora de los Kings. Al igual que él, Trevor Ariza y Mario Hezonja decidieron marchar, pero no suponen grandes ausencias.

Los Trail Blazers tienen mejor equipo aún si cabe, manteniendo todos sus pilares y con Derrick Jones Jr. y Robert Covington de nuevos titulares en el quinteto. Han añadido al turco Enes Kanter que dará un plus defensivo en el interior, y desde el banquillo también saldrán Gary Trent Jr., Rodney Hood y el pívot Zach Collins. Algo limitado el relevo en el juego exterior, eso sí, con solo un base puro más, Anfernee Simons.  

Mención especial para Carmelo Anthony, a quien renovaron un año más gracias a su buena aportación en la rotación. Promedió en 58 juegos 15’4 puntos y resurgió su nivel en triples (43%) con lo que supuso una seria amenaza para los rivales. Mismos guarismos supo mantener en Playoffs, en los cuales buscarán presencia en la Final del Oeste como en 2019, todo si las lesiones se lo permiten.


MINNESOTA TIMBERWOLVES (19-45, 14º)

Un nuevo halo de esperanza llega a la franquicia de Minnesota tras liderar el Draft de 2020 y moverse para traer de vuelta en el mismo a Ricky Rubio. El head coach Ryan Saunders rodeará a su jugador franquicia Karl-Anthony Towns de más talento aún que les da capacidad a los Timberwolves de poner los Playoffs en el punto de mira.

El español vuelve a tomar la batuta de Minnesota, con mucha más experiencia tras su paso por Utah y Phoenix. Junto a él estará otro que tal baila, D’Angelo Russell, ambos buscando generar juego para Towns y para el número uno del Draft, Anthony Edwards, jugador de gran físico y tremendamente explosivo. Juancho Hernángomez llegó para apoyar el juego interior junto a Malik Beasley, en el traspaso que también implicaba a Russell a cambio de Andrew Wiggins y Robert Covington.

Como vemos, el backcourt con además los nombres de Jarrett Culver y Josh Okogie, tiene suficiente profundidad. Pero al frontcourt carece de mayor talento más allá de Towns. Como ala-pívot titular tendrán Rondae Hollis-Jefferson fichado desde Toronto, y el veterano Ed Davis lo secundará. Las esperanzas recaerán en el joven prometedor Jaden McDaniels, quien llega de la universidad de Washington. Si se adapta rápido a la NBA, pueden estar tranquilos y tendrán un apoyo más a Towns en la pintura, donde recibieron una media de 51’2 puntos durante la última temporada.



LOS ANGELES LAKERS (52-19, 1º)

Cuando el equipo campeón apunta a defender título y con una mejor plantilla a priori que con la que ganó el anillo la temporada pasada… ojo. Los Angeles Lakers tuvieron que moverse mucho en la agencia libre pero lo han hecho para rellenar un equipo de Frank Vogel que vuelve a aspirar a todo.

Con 35 años LeBron James sigue siendo posiblemente (y sin el posible) el mejor jugador de toda la NBA, con más de 25 puntos de promedio en temporada regular y en Playoffs. Además, le tocó ser el jugador que repartiese y dirigiera el juego y batió su récord en asistencias en toda su carrera, 10’2. Sin duda “El Rey” es capaz de hacer lo que haga falta para llevar a una franquicia a la lucha por el anillo, su cuarto.

Y todo por supuesto gracias a la dulce compañía y desahogo que le otorgó Anthony Davis. Se estrenó como campeón en 2020, con más de 26 tantos, 9 rebotes y 2 tapones por noche. Con estos dos extraterrestres cualquier equipo podría soñar con lo más alto, pero este año hay más nombres aún a resaltar. Es verdad que se vieron desfavorecidos por una agencia libre en la que perdieron hasta siete jugadores, algunos de ellos con muchos minutos a sus espaldas en la última temporada: Danny Green, Rajon Rondo, Avery Bradley, JaVale McGee, Dwight Howard, J.R. Smith y Dion Waiters. Y han cubierto los huecos, aunque con menos nombres pero con mayor calidad.

En el backcourt acompañarán ahora a los cumplidores Alex Caruso, Kentavious Caldwell-Pope y Quinn Cook, el veterano 3&D Wesley Matthews y el alemán Dennis Schröder. Este último viene de hacer prácticamente su año más reseñable. Como sexto hombre tuvo 18’9 puntos, 3’6 rebotes, 4 asistencias y sus mejores porcentajes de tiro (46’9% y 38’5% de tres), otorgando al equipo de LeBron más dirección de juego aún si cabe.

Y para el frontcourt, además de Kyle Kuzma y Markieff Morris, llegan dos auténticas perlas. En primer lugar Montrezl Harrell, un interior en pleno ascenso que viene de tener unas medias de 18’6 tantos y 7’1 rebotes durante 63 juegos de regular season. Y en segundo lugar, qué decir de Marc Gasol. Aporta veteranía, templanza en el juego, mucha defensa y encima recientemente es una amenaza de tres. Capaz de adaptarse a lo que le pidan y necesite su equipo a sus 35 años. ¿Veremos a otro Gasol campeón de la NBA?


LOS ANGELES CLIPPERS (49-23, 2º)

Eran uno de los máximos favoritos a llevarse la gloria en Orlando pero cayeron estrepitosamente antes de las Finales del Oeste. Los Angeles Clippers fueron con todo y sudaron para pasar ante los Mavericks y luego se “dejaron” remontar un 3-1 favorable ante Denver en Semifinales de Conferencia.

Aún así, tras este traspiés los angelinos siguen siendo contenders en la nueva temporada. Un curso que afrontan con bastantes cambios, empezando por el puesto de head coach, donde cambiaron a Doc Rivers por su antiguo asistente Tyronn Lue. Y siguiendo por jugadores importantes, sobretodo el pilar que resultó ser Montrezl Harrell en la pintura. También dijeron adiós JaMychal Green, Landry Shamet y Rodney McGruder.

Y antes de que Kawhi Leonard sea agente libre en 2021, los Clippers deben aprovechar este año. Viene de otra increíble temporada (27’1+7’1+4’9) y encontró cierta armonía con Paul George (21’5+5’2+3’9 atinando el 41% de sus triples). En esta pareja sin duda están las opciones de la franquicia, y además renovaron a George por el máximo, 226 millones y cinco años.

Parar suplir tantas bajas, trajeron a Luke Kennard durante la noche del Draft para reforzar la zona exterior, quien se fue a los 15’8 tantos por partido en Detroit el año pasado, y al alero galo Nicolas Batum. Pero el movimiento más importante fue el que trajo la firma de Serge Ibaka para hacer olvidar a Harrell, y volver a ser compañero el hispano-congoleño de Leonard para buscar lo que sería un segundo anillo juntos. Poca broma con Ibaka que tuvo su mejor aportación en la última campaña en Toronto (15’4 y 14’8 en Playoffs).

Por lo demás, todo continúa igual. Patrick Beverley de director y Marcus Morris compartiendo la pintura con ahora el mencionado Ibaka. El sexto hombre por excelencia, Lou Williams, Reggie Jackson, Patrick Patterson e Ivica Zubac apoyarán desde el banquillo. Habrá atención sobre el rookie Daniel Oturu, tradeado desde Minnesota. Un center gran protector del aro que buscará su hueco en la rotación del juego interior.


PHOENIX SUNS (34-39, 10º)

Los Phoenix Suns van a por todas. Fueron uno de los equipos que más nos hicieron disfrutar en la burbuja, quedando invictos y muy cerca del Play-in. Así, en la agencia libre decidieron tirar la casa por la ventana, e intercambiaron a Ricky Rubio y Kelly Oubre Jr. por un Chris Paul que aún tiene mucha mecha que quemar a sus 35 años (17’6+5+6’7). Un complemento perfecto para el sin duda jugador franquicia, Devin Booker.

El escolta volvió a promediar 26’6 puntos durante la temporada regular, pero lanzando menos y con su mejor porcentaje de tiro (48’9%). Toda una estrella sobre la que hacer funcionar su equipo Monty Williams, además junto a Deandre Ayton que mientras lo extradeportivo le deje jugar, es todo un dominador del aro (18’2+11’5+1’9+1’5 tapones). No obstante, de la anterior plantilla también dieron largas a Aron Baynes, Frank Kaminsky, Cheik Diallo y Ty Jerome.

Los refuerzos se focalizan en Langston Galloway, E’Twaun Moore y Jae Crowder, todo un jornalero defensivo y ofensivo, quien en los 20 encuentros de temporada regular con la camiseta de Miami estuvo en un 44’5% en triples. También unen al drafteado Jalen Smith, un fuerte ala-pívot de gran envergadura elegido en el puesto 10.

Al margen de que el esperanzador Mikal Bridges siga como el alero titular, la rotación que continúa no luce mal. Cameron Payne y Cameron Johnson para el backcourt, Dario Saric y Damian Jones para el frontcourt. Hay mucho entusiasmo en estos Suns que pueden ser capaces de entrar con cierta facilidad en los ocho primeros puestos del Oeste, todo dependiendo del tridente de garantías que formarán Paul, Booker y Ayton.


SACRAMENTO KINGS (31-41, 12º)

Los Sacramento Kings parecieron estancados en la última temporada después de un año 2019 ilusionante donde quedaron bien cerca de los Playoffs con un núcleo muy joven y talentoso. Ahora buscan resurgir de la mano de De’Aaron Fox en quien confían plenamente y a quien renovaron por cinco temporadas y 163 millones de dólares. El base sigue in crescendo y el año pasado superó los 20 puntos por noche (21’1+3’8+6’8+1’5 robos), acertando el 48% en tiros de campo. Aunque las lesiones le restaron partidos.

Lo sigue secundando muy bien el escolta Buddy Hield y Harrison Barnes como alero, aunque continúan sin ser el factor diferencial que debían ser en estos Kings. Marvin Bagley III permanecerá de ala-pívot y la pintura ahora pasará a las manos de Hassan Whiteside, quien deberá volver a tener más protagonismo y ganarle el puesto de center a un Richaun Holmes que nos dejó buenas sensaciones.

La parte negativa de la offseason fue la marcha de Bogdan Bogdanovic. Pero la positiva fueron los refuerzos llegados desde el Draft. Tuvieron tres elecciones, eligiendo desde el pick 12 aunque se esperaba más arriba a Tyrese Haliburton, comboguard que podrá dar un buen relevo a Fox o Hield. Y en la segunda ronda les cayó un interesante alero Robert Woodard II y Jahmi’us Ramsey, escolta de Texas Tech.

Todos ellos se unirán a una segunda unidad junto a los que no se movieron como Cory JosephNemanja Bjelica o Jabari Parker que llegó a principios del 2020. Como fichajes figuran Glenn Robinson III para el backcourt y un Frank Kaminsky que puede ser muy relevante en la rotación interior. Habrá que ver si este combinado joven dirigido por Luke Walton es capaz de pelear en el arduo Oeste y luchar en los puestos de Play-in, o sin embargo no van en la buena dirección.


GOLDEN STATE WARRIORS (15-50, 15º)

Los Golden State Warriors fueron el peor equipo de toda la Conferencia Oeste tras un año sin poder disfrutar de sus dos estrellas, Stephen Curry y Klay Thompson. Y cuando Curry pudo regresar, la pandemia nos impidió disfrutar de su vuelta. El base será una temporada más el líder de unos Warriors que volverán a depender explícitamente de él, y más después de la nueva lesión de su “Splash Brother“. Thompson se lesionó el tendón de Aquiles durante un entrenamiento y estará fuera otra temporada.

Así, las opciones de la franquicia de Oakland pasan por lo que pueda hacer Curry con un plantel donde seguirá estando un Draymond Green que no supo liderar al equipo el pasado año. Eligieron segundos en el Draft para escoger al mejor pívot de la clase, James Wiseman, aunque su polémica de no jugar la temporada NCAA mantiene su potencial como una incógnita. En la pintura se verá en solitario prácticamente, con únicamente Kevon Looney y Eric Paschall de compañeros “relevantes”.

También escogieron a Nico Mannion para reforzar un backcourt donde también cuentan con la rotación de Brad Wanamaker y Kent Bazemore. Por ver queda si el alero Andrew Wiggins, ahora en los Warriors sin necesidad de obtener mucho protagonismo y con menos presión, se convierte en un verdadero número uno de Draft que todavía no ha sabido demostrar. El principal refuerzo fue obtener a Kelly Oubre Jr., quien llega con sus mejores estadísticas a San Francisco (18’7+6’4 y 45’2% en tiros de campo y 35’2% en triples).



HOUSTON ROCKETS (44-28, 4º)

Naufragio total en Houston después de intentar juntar a James Harden con Westbrook. Los Rockets muy cerca estuvieron de caer en Primera Ronda ante los Thunder, y no dieron resistencia apenas ante los Lakers en Semifinales de Conferencia. La franquicia ahora decidió además tener un cambio de dirección y sustituyeron a D’Antoni por Stephen Silas, quien se estrena como head coach.

No sabemos qué pasará con estos Rockets que llenaron y llenan la agencia libre de rumores con la posible salida de su hombre franquicia, Harden. y después se pusieron en boca de todos tras intercambiar a Westbrook por John Wall. El base viene de una lesión que le ha dejado casi dos temporadas inactivo, y está por ver en qué estado se encuentra en su vuelta. Si ofrece su mejor nivel, para Houston habrá sido todo un éxito el traspaso, pues contarán con un dirigente capaz de anotar 20 puntos por noche, a lo que se le sumarían los 30 habituales de Harden. Claro, siempre y cuando logren retener a la barba.

Eric Gordon ejemplificará el small ball jugando de alero, pero parece que este juego será menos exagerado en la nueva temporada. Los Rockets tras la marcha de Capela bajaron mucho sus prestaciones en el juego interior, y que se hicieron patentes durante la burbuja. P.J. Tucker y Danuel House (1’98 metros de altura) eran los encargados de tener que rendir bajo el aro. Esto cambiará gracias a las llegadas de un prometedor Christian Wood, y de DeMarcus Cousins, quien las lesiones lo tienen en toda una incertidumbre sobre si realmente puede ser un titular All-Star y dominante de nuevo en la liga.

Houston además asumió varias bajas, como las de Austin Rivers y Robert Covington, por lo que su banquillo se ve demasiado escueto. Gerald Green, Ben McLemore y Sterling Brown son las opciones. En el Draft optaron por probar suerte con el hijo de Kenyon Martin, Kenyon Martin Jr., quien llega directamente desde el high school.


DALLAS MAVERICKS (43-32, 7º)

Tres temporadas después, los Dallas Mavericks regresaron a Playoffs, los primeros para un Luka Doncic en boca ya del premio MVP a la temporada y que hace bueno a todo lo que le rodea. El esloveno de 21 años mejoró más aún sus números como sophomore, con 28’8 puntos, 9’4 rebotes y 8’8 asistencias por noche. Y en postemporada mantuvo estadísticas similares, con 31 tantos por juego en la serie frente a los Clippers a los que pusieron en aprietos (4-2).

Se movieron en la agencia libre y perdieron varios secundarios importantes pero que supieron suplir de inmediato. Dejaron Dallas Seth Curry, J.J. Barea, Delon Wright y Justin Jackson. Pero recibieron de Philadelphia un interesante Josh Richardson, escolta regular de más de 12 puntos de aporte y que añadirá mucha defensa, el forward James Johnson y Wesley Iwundu. Pero también salieron fortalecidos del Draft, donde surgieron varios de los movimientos mencionados anteriormente.

Escogieron en el puesto 18 a Josh Green, un 3&D escolta de Arizona y a Tyrell Terry, un base de principios de segunda ronda especialista de tres. Por lo demás, todo igual en el equipo de Rick Carlisle, con Tim Hardaway Jr. y Maxi Kleber de titulares junto a la otra pieza clave de los Mavericks, Kristaps Porzingis. No obstante, el letón no podrá recuperarse hasta mediados de enero, pero su presencia (20’4+9’5) es un factor clave para las opciones de Dallas. Como segunda unidad, seguiremos viendo al alero Dorian Finney-Smith, y para el interior a Willie Cauley-Stein y al carismático Boban Marjanovic.


MEMPHIS GRIZZLIES (34-39, 9º)

En Memphis están de suerte ya que parecen haber encaminado su reconstrucción solo un par de temporadas después de destruir el equipo entorno a Conley y Marc Gasol. Cuentan con el flamante rookie del año, Ja Morant (117’8+3’9+7’3), base agresivo sin miedo a nada que tomó las riendas de los Grizzlies junto al lituano Jonas Valanciunas (14’9+11’3). Tanto es así que se colaron en el Play-in de la burbuja y solo Portland impidió que se metieran en Playoffs.

El otro pilar del equipo de Taylor Jenkins es el interior Jaren Jackson Jr., quien sigue mejorándose así mismo mientras va ganando minutos sobre la pista (17’4+4’6+1’6 tapones). Mientras, los Grizzlies siguen recomponiéndose vía Draft donde a final de primera ronda apostaron por Desmond Bane, un jugador muy inteligente, y por Xavier Tillman Sr., un pívot más para la rotación. También como undrafted pillaron de Gonzaga al interior francés Killian Tillie.

A priori, la plantilla titular la completará Dillon Brooks, quien dio un salto en su juego durante la pasada temporada (16’2 puntos) y el alero Kyle Anderson. Un equipo tremendamente joven pero que se ve muy limitado en la segunda unidad para aspirar mucho más alto en el codiciado Oeste. Grayson Allen, De’Anthony Melton, Brandon Clarke y Justice Winslow son los nombres más relevantes.


SAN ANTONIO SPURS (32-39, 11º)

Aunque quedaron cerca del Play-in, los San Antonio Spurs finalmente quedaron fuera de Playoffs tras 22 temporadas seguidas peleando entre los mejores del Oeste. Casi nada. Bajo el mando aún de Gregg Popovich, la franquicia texana mantiene casi intacto a su equipo y deberán trabajar mucho si quieren volver a estar en la lista de aspirantes de su conferencia.

También eligieron en primera ronda muchos años después, desde el pick 11 eligiendo a Devin Vassell, un jugador polivalente que puede actuar tanto de escolta como de alero. Se une a un plantel ya muy asentado liderado por DeMar DeRozan, un jugador que sigue sin fallar y que estuvo por séptima temporada consecutiva por encima de la veintena de puntos en regular season (22’1), y con su mejor porcentaje en tiros de siempre, 53’1%. Además este año buscará revalorizarse para ganarse su futuro contrato. El otro estandarte se personifica en un LaMarcus Aldridge que a veces resulta insuficiente para liderar a todo un equipo.

En ese bloque titular continúan un Dejounte Murray y un Derrick White en plena mejoría. Pero tampoco nada del otro mundo para ser aspirantes a los carísimos Playoffs en el Oeste. En el poste se seguirá moviendo un renovado Jakob Poeltl, con ahora Tyler Zeller junto a Trey Lyles en la rotación más interior. Se fue el veterano Marco Belinelli y Bryn Forbes, quedando en el banquillo del backcourt Patty Mills y el drafteado Tre Jones desde Duke. Nos falta por mencionar a un Rudy Gay que sigue a la baja en su influencia en el juego. Los Spurs intentan permanecer sin reconstruir, pero tarde o temprano llegará ese momento.


NEW ORLEANS PELICANS (30-42, 13º)

La agresividad en la agencia libre se vio ejemplificada en los New Orleans Pelicans, que van a por todas desde ya. Sustituyeron a su entrenador Gentry por Stan Van Gundy, y entre las bajas más significantes se encuentran su base titular de las últimas seis temporadas Jrue Holiday, duro papel el que tendrá que asumir el irregular Lonzo Ball, además de marcharse Derrick Favors y Jahlil Okafor. 

Pero los refuerzos son más notables aún. Por Holiday recibieron a un más que válido Eric Bledsoe, pero para mejorar la rotación de base por delante se encontrará el drafteado Kira Lewis Jr. de la universidad de Alabama, anotador y generador de juego. Willy Hernángomez apoyará la rotación interior, juego en el cual han conseguido un pívot de garantías, Steven Adams. J.J. Reddick permanecerá en New Orleans para continuar siendo una amenaza triplista. Tuvo un 45’3% de acierto, la segunda mejor marca de su extensa carrera.

Todas estas incorporaciones se unirán a, a parte de un Lonzo en plena progresión (11’8+6’1+7), a las dos estrellas de los Pelicans. Por un lado, Brandon Ingram (23’8+6’1+4’2) es el líder de esta franquicia, recién renovado por un máximo (158 millones en 5 años), siempre que se lo permita Zion Williamson. Por otro, el esperado jugador de Duke se vio lastrado en su curso rookie por las lesiones, pero en 24 encuentros ya dejó ver lo que puede llegar a hacer en la liga, promediando 22’5 puntos, 6’3 rebotes, 2’1 asistencias con un tremendo 58’3% de acierto en tiros de campo, en solo 27’8 minutos sobre la pista. Quizás pequen de cierta escasez de profundidad y de experiencia para intentar llegar a Playoffs con facilidad.



Para terminar, vamos a ser atrevidos y os dejo con mi pronóstico de cómo acabaría para mí la clasificación de la Conferencia Oeste. Recordad que este año también hay Play-in, pero de cuatro equipos. Será con una eliminatoria entre el 7º y el 8º, en el que se determinará un clasificado directo a los Playoffs. La otra será entre el 9º y el 10º, y el ganador se medirá al que pierda del otro duelo, dando una doble oportunidad de clasificación al 7º u 8º clasificado.

  1. Los Angeles Lakers
  2. Los Angeles Clippers
  3. Denver Nuggets
  4. Portland Trail Blazers
  5. Utah Jazz
  6. Houston Rockets
  7. Dallas Mavericks
  8. Golden State Warriors
  9. Minnesota Timberwolves
  10. Phoenix Suns
  11. New Orleans Pelicans
  12. Sacramento Kings
  13. Memphis Grizzlies
  14. San Antonio Spurs
  15. Oklahoma City Thunder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s