Insólita gesta de la nueva generación española que contra pronóstico se proclama campeona de Europa 2022

Campanazo de manual el que ha dado la selección española masculina de baloncesto. La nueva generación de jugadores definitivamente ha llegado, tras una veintena de años triunfando España con los hermanos Gasol, Navarro, Calderón y compañía. Para este EuroBasket ya solo se mantenía la cara veterana de un Rudy Fernández que no se encontraba este año sin duda en su mejor estado anímico. Pero ha sido capitán de un equipo que ha dado una tremenda sorpresa en, eso sí, el Europeo de las mil sorpresas.


España se ha proclamado campeona de Europa por cuarta ocasión en su historia (200920112015 y 2022), y es la selección más laureada de la historia sin contar a las antiguas Unión Soviética (14 títulos) y Yugoslavia (8). Ha desempatado con los tres entorchados que posee Lituania (1937, 1939, 2003). España recuperaba así el trono europeo concedido en 2017 ante la sorprendente Eslovenia de Goran Dragic y un jovencísimo por entonces Luka Doncic que ya rompió moldes.Además, han conseguido el oro ante posiblemente sus máximos rivales europeos, Francia, a quienes dejaron ya con una plata en 2011 y apearon de la final de 2015 en aquella noche histórica de Pau Gasol con 40 puntos en las semifinales. Los galos llegaban como uno de los favoritos, siendo los actuales subcampeones olímpicos, pero aterrizaron en la final sufriendo de lo lindo. 

Francia sufriendo hasta las semifinales
Aunque no tuvieron problemas en semifinales con la sorprendente Polonia (95-54), que había eliminado a la campeona Eslovenia en cuartos de final por 90-87 con 26 puntos de Mateusz Ponitka, previamente Francia había tenido que resolver sus eliminatorias en prórrogas. En octavos de final sufrieron con la Turquía (87-86) de Cedi OsmanFurkan Korkmaz, el joven Alperen Sengun y un Shane Larkin que no pudo disputar esa eliminatoria. Y en cuartos estuvieron sobre las cuerdas ante la ilusionante Italia (93-85) que muy muy cerca estuvieron de eliminar a los galos. Los italianos en cuartos se habían cargado a la todopoderosa Serbia del doble MVP de la NBA, Nikola Jokic (94-86). Una carismática Italia liderada por su peculiar entrenador Gianmarco Pozzecco con jugadores de la talla de Marco SpissuNico MannionLuigi Datome, el prometedor Simone Fontecchio (21 puntos ante Francia) o  Achille Polonara.


Pero el camino de España hasta la final tampoco ha sido fácil. Un equipo sin además un Sergio Llull lesionado a pocos días del Europeo, y que se veía sustituido por un Alberto Díaz que a posteriori a resultado ser clave en este EuroBasket. Y sin tampoco Ricky Rubio, MVP del Mundial del 2019, y destacado en los Juegos Olímpicos, pero que la severa lesión que tuvo esta temporada en la NBA le lleva teniendo fuera de las pistas todo el año prácticamente.


España causó dudas en la fase de grupos después de perder contra Bélgica, pero acabó liderando el grupo reivindicándose ante Montenegro Turquía. En octavos se topaban con la Lituania de Domantas Sabonis y Jonas Valanciunas. Pero acabaron ganando en la prórroga por 102-94 con 28 puntazos y 8 asistencias del nacionalizado Lorenzo Brown

La renovada selección española conseguía así el pase a cuartos de final, batiendo un récord de haber llegado al top-8 de un EuroBasket por 21ª ocasión consecutiva. Desde 1979 siempre España ha estado entre los ocho mejores del Campeonato de Europa. 

El EuroBasket más igualado de los últimos años y lleno de sorpresas
En cuartos llegaba una Finlandia que venía de disfrutar de una actuación histórica de su mejor jugador, que se reivindicó como un gran jugador FIBA en este EuroBasket, Lauri Markkanen. Había endosado la friolera cifra de 43 puntos a la buena Croacia de Mario HezonjaDario SaricIvica Zubac Bojan Bogdanovic.

Y para colmo, los finlandeses ganaban a España por 43-52 al descanso, llegando a estar en +20. Pero la charla de Sergio Scariolo y sobre todo parece ser de Rudy en el vestuario, revitalizó al equipo que metió un parcial de 30-15 en el tercer cuarto y acabaron venciendo por 100-90, con 27 tantos de Willy Hernángomez, a la postre MVP de este torneo.


Así, España llegaba a unas nuevas semifinales donde esperaba la anfitriona, Alemania. Los germanos, que han brindado un baloncesto muy bonito y coral, habían protagonizado otra de las grandes sorpresas, sacando en cuartos a la Grecia de Giannis Antetokounmpo (máximo anotador del torneo con 29’3 puntos de promedio). Ganaron por 107-96 a pesar del 31+7+8 que hizo Antetokounpo. Pero él como Doncic en su duelo contra Polonia, acabarían siendo expulsados por faltas ambas estrellas de la NBA.

Séptima medalla consecutiva para España y primer bronce de Alemania
Desde 1999, en once ediciones de EuroBaskets consecutivas, España ha presenciado las semifinales. Y salvo en 2005 que perdieron el bronce precisamente con Francia, siempre ha estado en el podio, en un escalón u otro. Y, tras un duelo espectacular e igualado con Alemania, España regresaba a una final europea siete años después. Derrotaron a los alemanes por 96-91 con gran protagonismo de Willy (16) y Lorenzo Brown (29).


Así, a Alemania le tocaba pelear por la medalla de bronce con Polonia, un partido absolutamente inédito ya que los germanos nunca antes habían ganado dicho metal y Polonia llevaba sin pelear por las preseas europeas desde 1971. El primer cuarto fue favorable por 19-14 para los alemanes, pero el segundo resultaría desastroso para ambos equipos en ataque. Los polacos solo sumarían nueve puntos en esos diez minutos donde tres triples, de Andreas ObstDaniel Theis y el mejor del encuentro, Dennis Schroder (26 puntos y 6 rebotes), fueron abriendo distancias para el descanso (36-23).

 

Aún así, Polonia no iba a tirar la toalla, de la mano de Michal Sokolowski (18+6), A.J. Slaughter (doble-doble de 10 tantos y 10 asistencias) y de los 12 puntos de Jakub Garbacz. Lograrían llegar al empate a 59-59 a falta de siete minutos y medio para el final, tras un tercer cuarto donde finalizaron un parcial de 18-26. En esos diez minutos habían metido más puntos que en toda la primera mitad.

Finalmente, a falta de cuatro minutos, un triple de Schroder terminaría de empujar a Alemania hacia la medalla de bronec (73-64). Los dirigidos por Gordie Herbert, con también 14 puntos importantes (más 9 rebotes y 6 asistencias) de Johannes Voigtmann, terminarían ganando por 82-69. Así, Alemania volvía al podio 17 años después de que perdieran la final de 2005 con Grecia.

Los Hernángomez opacan a Rudy Gobert en la final

De esta manera, llegamos a acontecer la final en un nuevo España contra Francia. Los españoles no se achicaron a pesar de ser la lucha por la medalla de oro, de la poca experiencia del grupo y del gran rival que tenían en frente, y salieron con un inicio muy acertado (14-5). Arranque que se extrapoló en un 23-14 tras un triple de Rudy Fernández para finalizar el primer cuarto.

La sangría de puntos a favor de España continuó a base de acierto de tres, llegando a estar en casi 20 puntos de diferencia (35-16). Se había desatado Juancho Hernángomez, quien finalizaría con 27 puntos, con un tremendo 7/9 en triples, gran parte de ellos en este segundo cuarto. Las canastas lejanas también de Elie Okobo intentaban aferrar a Francia, pero el enchufado Juancho siguió a lo suyo (41-25). Finalmente, un pequeño arreón de los galos posibilitaron que se fueran a vestuarios con «solo» diez puntos de desventaja (47-37).

Su gran estrella Rudy Gobert, el mejor interior defensor del mundo a día de hoy (Defensive Player Of The Year de la NBA en 2018, 2019 y 2021), estuvo completamente desaparecido, terminando con solo seis puntos. Tiraron del carro Evan Fournier (23) y Thomas Heurtel (16+7 asistencias), en un tercer cuarto que fueron arrimando a Francia en el marcador pero que finalmente un triple de Rudy desbloquearía a España (54-46).

Los de Scariolo afrontaron el último cuarto con ventaja de 66-57, donde las grandes defensas de Alberto Diaz, las canastas esta vez de Jaime Fernández (13) y de los incondicionales Lorenzo Brown (14+11 asistencias) y Willy (14+8) terminaron protagonizando una victoria más de este gran equipo.

Dentro de los últimos cinco minutos de juego se vivió un intercambio de canastas por parte de ambos equipos, que lo único que beneficiaba era a España ya que le hacía mantener la ventaja mientras se consumía el reloj. Un triple de Alberto Díaz, gran héroe de este EuroBasket, pondría un 85-70 prácticamente sentenciable a minuto y medio del final. Pero respondió Heurtel, aunque acto seguido era penalizado con una técnica por una falta dudosa sobre Brown. Y Lorenzo no falló en los tiros libres (88-73).

Fournier se resistía a dar por perdido el partido y ponía el 88-76 a 46 segundos del final. Pero ya España controló ese tiempo restante y además Scariolo se tomó el lujo de sacar a los jugadores que no habían podido tener minutos o habían tenido muy pocos en esta final, como Joel ParraSebastián SáizDarío Brizuela o  Jaime Pradilla. Solo nos ha faltado mencionar de los doce nuevos campeones de Europa a Xabi López-Arostegui Usman Garuba. Doce jugadores sobre los que nadie tenía esperanzas ni confianza, y que han callado bocas a lo grande, proclamándose como los nuevos reyes del continente sin superestrellas de las que presumir.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s