El Real Madrid se pasea contra el Brose en un partido más fácil de lo esperado

Victoria blanca por 95-72 en un partido controlado en todo momento. Exhibición desde el triple y  noveno triunfo en Euroliga.

img_1981Qué mejor broche para el último partido del año en el Palacio, que una victoria cómoda ante uno de los rívales más “débiles” de esta Euroliga. La novena victoria de los blancos fue incontestable, con una gran actuación defensiva  en los tres primeros cuartos y una demostración colectiva en ataque, con Doncic en su tope de valoración en Euroliga (16 puntos y 25 de valoración) liderando a seis jugadores en dobles dígitos en valoración (Llull, Ayón, Taylor, Thompkins y Hunter). Se notaba que desde el incio el equipo de Laso quería dejar zanjado el partido cuanto antes. En apenas cuatro minutos, el Bamberg recibió un 11-0 de parcial para un total de 24-9. Raro en los alemanes ver un partido así. Venían de ganar al Maccabi y todas sus derrotas en la competición se saldaron con márgenes muy cortos. Además, perdieron antes del partido a Causeur-venía de hacerle 28 puntos a Efes- por intoxicación de última hora.

img_1980El equipo de Trinchieri no se repuso del golpe inicial y ahí se quedó el partido. Horrible Darius Miller, apenas un poquito de Melli y el descaro de Lo (Thais y Staiger fueron sus aliados en el maquillaje postrero). La segunda unidad prolongó la exhibición local y la diferencia aumentó hasta los 25 puntos con un contundente 41-16 en el minuto 18. El Madrid se mostraba infalible en el tiro, con porcentajes por encima del 58% en triples. Los blancos no dejaron llevarse por la relajación. Mantuvieron la concentración atrás e impidieron cualquier intento de reacción visitante con un gran trabajo oscuro de Taylor (7 rebotes). De los puntos ya se ocupaban Doncic, Ayón y Llull que acabaron con 16 puntos,14 y 13, respectivamente. Un triple inverosímil del menorquín cerraba el tercer cuarto con +32 a favor de los madridistas (72-40). Así, se llegaba a un último acto sin emoción nínguna.

El último periodo se convirtió en un absoluto trámite en términos competitivos y eso pesó en una relajación en el Madrid, sobre todo en defensa, que permitió a Brose maquillar el marcador hasta colocarse incluso por debajo de los 20 puntos, pero Hunter apareció por partida doble para levantar una vez más de sus asientos a los aficionados madridistas antes del final con un mate y un tapón dignos de ver en la NBA. El Palacio cierra sus puertas por Navidad y volverá a abrirlas en 2017, con la promesa de recibir muchos regalos en forma de títulos. Próxima parada Belgrado en menos de 48 horas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s