El Barça, cuesta abajo y sin frenos

Derrota en Milán por 78-74 tras perder una renta de 15 puntos. Cuarta derrota consecutiva de la temporada y tercera en Euroliga.

Llegó la crisis a Barcelona. Tras un inicio de campaña que prometía una temporada tranquila, acaban de llegar cuatro tortazos de realidad que ponen al nuevo proyecto del Palau en serios aprietos. Olimpia Milano, que todavía no conocía la victoria en la Euroliga y que no contaba con su máximo artillero (Andrew Goudelock), era la víctima perfecta para tomar un soplo de aire y reconfigurar las cosas. Pero no fue así. De hecho, ese rival abrió un poco más la herida que asestaron Estrella Roja, Zalguiris y Estudiantes en su momento. A pesar de ello, el plantel de Sito Alonso entró muy bien en el partido, con Vezenkov como acompañante de Seraphin en la pintura, y dominó el ritmo del partido, con una buena dirección de Heurtel y las opciones en ataque que le ofrecían Ribas y Hanga. Los azulgrana ofrecieron su mejor versión en los primeros veinte minutos donde, pese a realizar demasiadas concesiones en defensa en el primer cuarto, casi siempre fueron por delante (17-22).

Así, llegó el segundo cuarto donde los catalanes se desataron con un Navarro rejuvenecido. Los 11 puntos del capitán permitieron al Barça irse con un 19-34 en el luminoso. Habían vuelto. El equipo que iluminaba en esos primeros 5 partidos de la temporada, estaba aquí. El viento soplaba a su favor en el Mediolanum Forum y la cosa pintaba bien. Pero de repente…apagón. Llegó la desconexión blaugrana, gracias en parte a la irrupción de Kalnietis. El lituano se adueñó del partido y el impuso el ritmo de juego. Errores atrás, ataques sin criterio, pérdidas de balón y los italianos, en el cogote. El parcial de 20-5 endosado por los pupilos de Pianigiani, encendía las alarmas en can Barça tras echar por la borda 15 puntos de ventaja. Por todo esto, se llegó al descanso 39-39. Otro partido comenzaría.

Tras el descanso, los de Sito Alonso parecían controlar la situación. Heurtel, en la dirección y en la anotación, comandaba las operaciones y el Barça volvió a tomar una ventaja de cinco puntos (46-51), aunque el acierto final de Kalnietis le devolvió la iniciativa a Milano al término del tercer cuarto (54-53). Las espadas en todo lo alto y tocaba mono de trabajo. En el momento de la verdad, el Barça, que ganaba 54-56, encajó un parcial 7-0 y el Olimpia jugó con más calma. La igualdad se mantuvo hasta el 61-60 y en los momentos calientes del partido, Theodore salió al rescate de su equipo. Nueve puntos suyos parecían que iban a decidir el partido y más cuando Gudaitis se apuntó a la fiesta. Los lombardos se escaparon hasta el 74-65 y todo parecía perdido a falta de 1:34 para el final. Pero dos triples (Moerman, Ribas) le dieron aire (74-71). Un ‘alley hoop’ fallado por Oriola puso el punto y final a las aspiraciones del Barça que prolongó su agonía a base de faltas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s